Las «subvenciones encubiertas» del Distrito Digital, en el punto de mira

La auditoría de la Generalitat mantiene que la SPT no puede conceder ayudas directas de 40.000 euros a empresas

H. E.VALENCIA.

Uno de los asuntos más complicados que quedan sin resolver en la Sociedad Proyectos Temáticos es el de las ayudas de 40.000 euros a las empresas que quieren instalarse en el Distrito Digital de Alicante. Un centro tecnológico que la Generalitat vende como el Silicon Valley del Mediterráneo.

El problema al que se enfrenta el director de la Sociedad Proyectos Temáticos, Antonio Rodes, es que estas aportaciones se entienden como «una subvención encubierta». Las empresas públicas no tienen potestad para dar ayudas con dinero público porque la legislación señala que este es un cometido exclusivo para la administración. El informe de la Intervención de la Generalitat remarca este asunto y apunta que Proyectos Temáticos se puede haber excedido en sus competencias.

El director de la empresa pública validó la concesión de estas aportaciones y señaló que en ningún caso se deben entender como unas subvenciones encubiertas. Rodes se defendió en su día con los informes jurídicos previos que respaldaban la entrega de los 40.000 euros a las empresas para instalar sus oficinas en las dependencias del Distrito Digital de Alicante. El objetivo es atraer a nuevas firmas y a sus trabajadores.

Pero las explicaciones de Proyectos Temáticos no convencen a Intervención de la Generalitat, que a pesar de las alegaciones presentadas por Proyectos Temáticos mantiene que las aportaciones para captar empresas son «subvenciones encubiertas» y la empresa no tiene potestad para concederlas.

Durante el ejercicio de 2018, Proyectos Temáticos podía manejar hasta 2,5 millones de euros -se repartieron 1,6- en estas ayudas denominadas «minimis», que al repartirse en tan baja cantidad no hace falta comunicarlo a la Unión Europea por si pueden afectar a la competencia.