El PP sostiene que el debate de la tasa turística ahuyentará a los touroperadores de la región

S.P.

La implantación de una tasa turística y las discrepancias en el seno del Consell parece que se han convertido ya en el asunto político del verano. Compromís defiende ahora la idea con fervor pese a que no dudó en rechazarla cuando la proponía Podemos. El PSPV no comparte la imposición de una tasa o no al menos en los términos que plantean sus socios.

Fuera del Botánico, PP, Cs y Vox no ven los efectos beneficiosos de la iniciativa. Fue el PP el que ayer atacó con dureza el plan. El portavoz de Infraestructuras, Miguel Barrachina, acusó al Consell de «poner el riesgo el turismo con la defensa de la tasa turística en pleno mes de agosto» y señaló que es «contraproducente» un debate sobre la tasa en estos momentos «porque ahuyenta a los turoperadores que ya trabajan para el año que viene».

Compromís anunció que quería modificar la norma para introducir el impuesto a través de la Ley de Acompañamiento, pero necesita el apoyo del PSPV. «Este impuesto es justo lo contrario del debate que se plantea en el sector -continuó el diputado del PP- y el simple hecho de que se hable de esto hace que lleguen menos turistas a nuestra Comunitat».

Insistió Barrachina en el problema de los turoperadores que hacen una planificación a años vista. «Pueden vernos como una región más gravosa que otros destinos competidores y que por lo tanto nos saquen de su planificación. El simple debate de esta tasa que quiere imponer Puig y Oltra es enormemente lesivo para nuestro turismo, nuestra economía y nuestro empleo». Para el responsable, «el Consell lo hace todo al revés, en lugar de bajar impuestos, los sube». Recordó que su partido siempre ha defendido una auténtica revolución fiscal, para bajar el IRPF, eliminar el impuesto sobre las herencias, reducir impuestos a los autónomos y el de sociedades a las empresas para que sigan renovando la planta hotelera de la Comunitat. El dirigente popular considera que en la actualidad es más importante perseguir el mercado ilegal de los apartamentos turísticos o combatir el top manta.