Soler urge al Consell a preparar el presupuesto de 2019, que superará los 21.000 millones

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ayer tras el pleno del Ejecutivo valenciano. / efe
La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ayer tras el pleno del Ejecutivo valenciano. / efe

Hacienda insta a todos los departamentos a fijar sus prioridades del próximo año para unas partidas que globalmente crecerán más del 5%

BURGUERA VALENCIA.

Mientras una parte del Consell intenta solucionar la lentitud ejecutiva que le acompaña toda la legislatura (no se están mejorando los porcentajes de ejecución presupuestaria del año pasado, según los datos ofrecidos por los podemistas esta pasada semana), otra parte de la Administración ya tiene que mirar hacia el futuro. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, les ha puesto deberes a todos y los tienen que acabar antes de las vacaciones de agosto. El responsable de confeccionar los presupuestos reclama ya a las diferentes consellerias que le ofrezcan datos aproximados del gasto que quieren repercutir a las partidas presupuestarias del año próximo.

En las consellerias de la Generalitat no se libran de los presupuestos. Ni de los presentes, ni de los venideros. Los datos conocidos la semana pasada indican que el índice de ejecución de las actuales cuentas valencianas están en niveles porcentuales muy bajos. Por si fuera poco, Vivienda, Justicia, Sanidad, Educación, Igualdad, Transparencia, Economía... tienen dos semanas para presentar sus primeros cálculos para 2019. «Soler es muy listo. Antes del verano hace un acopio de cifras y así ya sabe por dónde van a ir las cosas», explicaron fuentes del Pacto del Botánico, que señalan que los presupuestos para el próximo año superarán los 21.000 millones de euros. El incremento respecto al presente ejercicio se situará, al menos, en el 5%, si bien los cálculos más optimistas apuntan a que se podría alcanzar los 22.000 millones, lo que supondría una subida próxima al 10%.

De esta manera, la legislatura culminaría con unas cuentas con un volumen bien diferente a las del inicio de la legislatura: cerca de un 25% más, lo que se explica por la mejora económica y ese plus ficticio que el actual Gobierno valenciano incluye en todos sus presupuestos (1.300 millones de euros) y que, según indicó Oltra cuando se produjo la moción de censura que desbancó a Mariano Rajoy, se incluirá también en las cuentas del próximo ejercicio, año electoral, 2019, con el fin de continuar reivindicando mayor financiación para la Comunitat por parte del Estado.

Los cambios en el IVF molestan a Compromís por los 700.000 euros fuera de presupuesto

Los presupuestos, los presentes y futuros, son uno de los principales motivos de fricción entre los socios del Consell. Este pasado jueves se produjo un «rifirrafe» considerable en la reunión preparatoria de la Comisión de Secretarios Autonómicos y Subsecretarios. Hacienda (dirigida por el PSPV) presentó una serie de cambios en el IVF que incluían, además, una partida de 700.000 euros fuera de los presupuestos, sin asignación, (según fuentes de sus socios nacionalistas), lo cual soliviantó a los miembros del Consell de Compromís, tal y como ayer adelantó LAS PROVINCIAS.

Pulso entre Soler y Oltra

La vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, lleva desde marzo esperando que Hacienda dé luz verde a la incorporación de cientos de trabajadores sociales, un gasto aprobado y consignado en los presupuestos de este año con una partida de medio millón de euros.

La conselleria de Soler ha fijado el 27 de julio como fecha tope para entregar las previsiones y los informes de los capítulos 2 (Compra de bienes y gastos de funcionamiento), 4 (Transferencias corrientes), 6 (Inversiones reales) y 7 (Transferencias de capital). El capítulo sexto es muy sensible en todas las consellerias. Su cálculo y, sobre todo, el reparto de unos recursos limitados (y en el caso de la Comunitat, muy limitados, a causa de la infrafinanciación) no sólo dispara la rivalidad entre las distintas consellerias con el fin de ampliar sus recursos, sino también entre las propias direcciones generales de cada departamento, que en muchos casos son dirigidos por personas de diferentes partidos (PSPV y Compromís, y dentro de la coalición, Bloc, Iniciativa y Verds), lo que aún espesa más el ambiente en la Generalitat durante los días previos a las vacaciones de verano.

Más

Fotos

Vídeos