Santamaría irrita a la cúpula del PPCV

El presidente de la gestora, Luis Santamaría. / damián torres
El presidente de la gestora, Luis Santamaría. / damián torres

Desoye la orden de que Monzó le acompañe en la campaña por los barrios contra RibóEl presidente de la gestora logra mayor visibilidad justo cuando se acerca la decisión de Génova sobre el candidato a la alcaldía

JC F. M.

valencia. El presidente de la gestora que dirige de forma provisional -pero ya desde febrero de 2016- el PP de la ciudad de Valencia, Luis Santamaría, estrenó hace casi dos semanas una iniciativa llamada «No hay derecho, Ribó» dirigida a denunciar públicamente la falta de gestión del alcalde en algunos de los barrios periféricos de la capital. Una propuesta dirigida a recuperar la visibilidad para el PP de la ciudad -sacudido desde principio de la legislatura por el caso Taula-. El pasado miércoles protagonizó un nuevo acto en el marco de esta campaña.

El protagonismo de Santamaría no ha pasado inadvertido para la dirección regional del PP valenciano. La cúpula que encabeza Isabel Bonig no tiene en el presidente de la gestora popular a su principal favorito para convertirse en candidato a la alcaldía. De hecho, desde el entorno de la presidenta regional se ha venido cuestionando la actitud que viene manteniendo el también diputado autonómico, al que se le ha señalado por pensar únicamente en convertirse en candidato de los populares en lugar de cumplir con el encargo de reactivar el partido en una legislatura tan complicada como la actual.

La nueva campaña de la gestora se ha convertido en un motivo de discrepancia con Santamaría. Fuentes de la dirección regional del PPCV señalaron ayer a este diario que el partido trasladó al presidente de la gestora la conveniencia de que contara con el portavoz municipal de los populares, Eusebio Monzó, en el día a día de esa campaña. Pese a esa recomendación, que pretendía que los actos de esa iniciativa trasladaran también que el partido y el grupo municipal trabajan de manera consensuada, los dos actos protagonizados hasta la fecha por el dirigente popular han sido en solitario.

El resultado del PP en las andaluzas del 2 de diciembre condicionará la designación del candidato La elección de Weber como aspirante a la Comisión Europea puede influir en el futuro de González Pons

Para la dirección regional, Santamaría trata de reforzar sus opciones de convertirse en el candidato de los populares a la alcaldía -una decisión que se anuncia consensuada entre la dirección regional y la nacional-. El nombre del presidente de la gestora -y miembro de la junta directiva nacional desde el congreso que eligió presidente del PP a Pablo Casado- es uno de los que se baraja como posible candidato a la alcaldía. De hecho, es uno de los cinco que apareció en la encuesta encargada por la dirección nacional -junto con los de Esteban González Pons, María José Català, Vicente Betoret y el abogado Manu Broseta- a la búsqueda de cartel electoral para la capital valenciana. Santamaría, cuyo nombramiento en la dirección nacional da la mejor idea de apoyo de que dispone en la calle Génova, no cuenta, sin embargo, con las simpatías de algunos miembros de la dirección regional, que no ocultan su convencimiento de que en ningún caso se convertirá en alcaldable.

La labor desarrollada por Santamaría desde la gestora del PP de Valencia a lo largo de la legislatura ha sido de perfil bajo. Únicamente ahora, justo cuando se acercan los comicios, Santamaría asume un papel protagonista que hace más llamativo aún si cabe el retraso de la dirección nacional en la designación del nuevo candidato.

Otro de los nombres que viene sonando como posible candidato popular es el del vicepresidente del PP europeo, Esteban González Pons. Pese a llevar desde 2014 en Bruselas, jugando un papel protagonista en el ámbito de las instituciones europeas, dirigentes del partido en Génova y en la Comunitat aseguran que sigue siendo la mejor opción posible. La salida de Dolores de Cospedal de la dirección popular ha acercado a González Pons a una responsabilidad por la que el dirigente valenciano no muestra excesivas simpatías.

La designación ayer de Manfred Weber como candidato del PP a la presidencia de la Comisión Europea puede influir en el futuro del dirigente valenciano. González Pons es, en tanto que vicepresidente primero, el dirigente popular con más opciones de convertirse en presidente en funciones del PP europeo -designación que debe producirse en las próximas fechas-. En el caso de asumir esa responsabilidad -nunca un español ha disfrutado de un cargo de tanta relevancia-, las opciones del dirigente valenciano de optar a la alcaldía desaparecerían.

Para ese supuesto, la presidenta del PP valenciano mantiene su apuesta por un independiente del partido -cuya identidad no se ha revelado- para convertirse en candidato a la alcaldía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos