Sanidad se rearma con un economista para contener el gasto público

Poyatos se incorpora a la conselleria de Barceló y sustituye a Castelló, con un perfil más jurídico para acometer ajustes en las empresas de la Generalitat

B. F. / J. C. F.

valencia. El Consell ha acometido un cambio de fichas en sus consellerias de Sanidad y Hacienda. La hasta ahora subsecretaria de la conselleria que dirige Ana Barceló se convierte en directora general de Sector Público, puesto ocupado hasta hora por Juan Ángel Poyatos, que pasa a encargarse de la subsecretaría de Sanidad. La sustitución obedece principalmente a la necesidad de introducir en Sanidad a una persona de fuerte formación en asuntos financieros. Poyatos, licenciado en Economía y doctor en Administración y Dirección de Empresas, corresponde a un perfil más vinculado con el control del gasto, uno de los flancos que Sanidad debe reforzar de cara al final de la actual legislatura.

«Poyatos es una cabeza muy bien amueblada, un especialista en controlar los pagos, con mucha mano izquierda para lidiar con un sector público, empresas de la Generalitat, que recibimos con muchos desajustes, especialmente en lo relacionado con sueldos», señalaron fuentes de la Generalitat. El nuevo subdirector de Sanidad se ha encargado de trabajar con los temas más áridos de la arquitectura empresarial pública. Ahora le tocará manejarse con un auténtico 'monstruo administrativo'. Sanidad es la conselleria que maneja el presupuesto más alto de la Generalitat y registra algunos desequilibrios importantes en materia financiera. Igualmente, la conselleria de Barceló tiene pendiente acometer nuevos gastos de relevancia, para lo cual el perfil de Poyatos parece de lo más conveniente.

Juan Ángel Poyatos fue nombrado al principio de la legislatura director de Planificación y Servicios del SERVEF, luego pasó a ser director adjunto del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), y desde el mes de marzo era director general del Sector Público. Ahora llega a Sanidad, con varios frentes económicos pendientes de reolver y otros que están en el horizonte más próximo y que tampoco da la sensación de que sean sencillos de abordar.

Sanidad debe controlar el pago de los servicios sin contrato e iniciar acciones de calado económico

El pago de servicios sin contrattar, conocidos como enriquecimientos injustos, son muy importantes en el área sanitaria. A 31 de diciembre del año pasado, el programa de Asistencia Sanitaria, el económicamente más significativo, se cerró con 164,8 millones pendientes de pago y otros 36,1 millones que se quedaron sin ejecutar -la suma supera los 200 millones-. Actualmente, Sanidad se juega cerca de 300 millones en liquidaciones sanitarias pendientes de cobrar de las concesiones sanitarias, y gran parte de ese dinero es de dudoso cobro. Se aborda en la actualidad un plan de choque para reducir las listas de espera que se cifra en cerca de nueve millones, mientras que la reversión del servicio de resonancias supondrá crear más de 200 empleos y asumir un gasto cercano a ocho millones más. Igualmente, se trabaja con el autoconcierto para las operaciones, y sólo durante el presente mes y el próximo se prevé invertir tres millones de euros en costes salariales. Además, el Consell debe negociar y encauzar la reversión del Hospital de la Marina, lo que implica negociar la compra de los derechos de gestión a una de las empresas, DKV, que tienen la última palabra en una operación que supondrá un desembolso de 120 millones de euros con el fin de que los centros hospitalarios de la comarca retornen a la gestión pública. Muchos asuntos económicos para una conselleria, la de Sanidad, ya de por sí muy voluminosa. Su presupuesto para 2019 es de 6.635,4 millones, un incremento del 3,1% respecto al actual ejercicio, 245 millones más.

Isabel Castelló ha sido técnico jurídico de la central de compras de la Conselleria de Sanidad entre 2006 y febrero de 2017; asesora del president de la Generalitat desde febrero de 2017 a marzo de 2018; directora general de Alta Inspección Sanitaria entre marzo y junio de 2018, y subsecretaria de Sanidad desde entonces. Ella será la encargada de afinar jurídicamente el entramado de empresas de la Generalitat en lo que queda de legislatura.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos