Sánchez presume de foto con Obama a las puertas de la campaña electoral

Pedro Sánchez charla con Barack Obama.

El líder del Ejecutivo presume tras su reunión con el ex presidente estadounidense de que ambos son «progresistas» y defienden el «multilateralismo»

CECILIA CUERDOSevilla

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez, logró este miércoles un golpe de efecto en su precampaña electoral al reunirse con Barack Obama para intercambiar ideas sobre cambio climático y problemas de los jóvenes, los dos asuntos con los que el expresidente norteamericano se muestra más comprometido desde su marcha de la Casa Blanca. En la reunión, ambos exhibieron «sintonía» y «química» como miembros de la familia progresista y abordaron asuntos como la lucha contra el cambio climático y los problemas de los jóvenes en materias como educación, empleo y acceso a la vivienda.

El encuentro, de apenas media hora, se produjo en el marco de la Conferencia Mundial de Turismo de la WTTC, que se celebra entre este miércoles y este jueves en Sevilla con la presencia de más de un centenar de las principales empresas y entidades del sector. Pero más allá del encuentro, donde se anunció la inversión de más de 3.000 millones de euros en la industria para los próximos años, el foco de atención estaba puesto en la presencia de Obama en Sevilla y la coincidencia con el presidente del Ejecutivo español, que inauguró la cumbre.

Fuentes de La Moncloa explicaron que ambos dirigentes políticos intercambiaron opiniones sobre la necesidad de desarrollar planes que favorezcan las oportunidades de empleo y vivienda para las nuevas generaciones, así como la educación. Asimismo, hablaron del reto de la igualdad de género y la vía para lograr la igualdad plena, convencidos ambos de que el «siglo XXI será el siglo de las mujeres». El grueso de la reunión estuvo dedicada a la lucha contra el cambio climático y la urgencia de adoptar cuanto antes medidas para combatir sus efectos sobre el planeta. Así, Obama se ha interesado por la implicación de España en la reducción de los gases invernaderos y las medidas, unos asuntos por los que ya mostró su preocupación en el anterior encuentro mantenido con Sánchez el pasado año, en el marco de la Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular.

En su discurso previo, Obama mostró su compromiso con la juventud y el cambio climático, apuntando a que son los grandes desafíos del futuro. Es más, el expresidente norteamericano se mostró convencido de que serán las nuevas generaciones, que gracias a las nuevas tecnologías «no tienen miedo a las diferencias o los cambios», quienes «ayuden a asentar los derechos civiles y de la mujer» y liderarán los cambios políticos.

En este sentido, el exmandatario lamentó que, aunque se pueden hacer cosas, «las políticas no están adaptadas para enfrentarse a esos retos», y que aunque los jóvenes están más implicados, no consideran que estén representados por las instituciones. Las generaciones anteriores, dijo, «votan más», animando a involucrar más a los jóvenes.

Obama alertó también sobre las disrupciones que no obstante provocan las tecnologías, ya que tienden a que la gente no se sienta segura y generan incertidumbres. Y cuando no son capaces de adaptarse a los cambios, razonó, «la gente ve que su estatus se erosiona y se daña su país, por lo que buscan muros metafísicos y reales», dijo para justificar el auge de los nacionalismos y los populismos. «Son caminos peligrosos», apuntó, subrayando además que en muchas ocasiones el rechazo a la minoría se solapa con el rechazo a las mujeres. «Ambos tipos de populismo tienen que ver con defender el estatus quo, y en las sociedades avanzadas quienes ocupan ese status quo, quienes se ven amenazados son los hombres», aseguró Obama, ferviente defensor del movimiento #MeToo. En su caso, reconoció que tardó seis meses en detectar esos mismos problemas en su administración, y que hoy día lucha por combatirla. «Si haces tu trabajo empleando a mujeres en espacios de poder, lograrás que las hijas de esas personas tengan algún día las mismas posibilidades que ellas», aseveró.