Sánchez se mantiene firme en que se reunirá con Iglesias a finales de agosto

Calvo recorre anteayer las calles de Málaga acompañada por representantes del PSOE en la ciudad. / E. P.
Calvo recorre anteayer las calles de Málaga acompañada por representantes del PSOE en la ciudad. / E. P.

El PNV pide «reactivar» las relaciones con el Gobierno antes del encuentro entre Ortuzar y el presidente en funciones, aún sin cerrar

M. E. ALONSO/ O. BARRIUSOMADRID.

Las vacaciones de Pedro Sánchez tocan a su fin. El presidente en funciones tiene previsto retomar a su vuelta de Doñana los contactos con partidos y colectivos sociales para cerrar un programa de gobierno con el que vencer la resistencia de Pablo Iglesias a un Ejecutivo monocolor. De momento y si no cambia el guión, el socialista prevé reunirse en persona con el líder de Unidas Podemos para tratar de desencallar las conversaciones sobre la investidura.A ser posible «pronto», antes de que acabe este mes de agosto, según apuntó ayer la vicepresidenta Carmen Calvo, dado que Sánchez tiene hasta el 23 de septiembre para conseguir ser reelegido o, de lo contrario, el Rey disolverá las Cortes y convocará elecciones en noviembre.

Los contactos entre ambos partidos están paralizados desde que la investidura del líder del PSOE se truncase a finales de julio. La formación morada quiere reanudar las conversaciones en el punto en el que se quedaron antes de saltar por los aires y defiende que hay que buscar un Gobierno de coalición a partir de la oferta que hicieron los socialistas a su partido: una vicepresidencia social y tres ministerios. Pero para el PSOE esa vía parece prácticamente cerrada e insiste en que las diferencias que le separan de Unidas Podemos son «importantes».

Calvo, que hasta ahora ha pilotado las conversaciones con el partido morado, reprochó a Iglesias su «personalismo» y le advirtió de que será recordado como «el político que cerró el paso por segunda vez a un presidente de izquierdas», en referencia al fallido intento de Sánchez en 2016.

Podemos insiste en la coalición y el PSOE sólo contempla un acuerdo programático

El PSOE descarta reabrir la negociación del reparto de sillones en el Consejo de Ministros y sólo contempla un acuerdo programático con Unidas Podemos. Ni más, ni menos. «Se va a proponer un programa abierto que pueda negociarse sobre los contenidos», manifestó la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, tras el último Consejo de Ministros celebrado el pasado día 9.

Reunión

Antes de reunirse con Iglesias, Sánchez viajará a Bilbao para reunirse con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, para intentar que cambien su abstención de julio por un voto a favor en una hipotética sesión de investidura el mes que viene. Aunque los nacionalistas vascos siguen sin noticias de la Moncloa, el presidente en funciones podría aprovechar la proximidad de la cumbre del G-7 del próximo fin de semana en Biarritz -donde acudirá como invitado- para cerrar el encuentro.

El lehendakari Iñigo Urkullu aprovechó ayer su primera jornada de trabajo tras las vacaciones para reclamar «estabilidad» a Madrid y la «reactivación» de las relaciones con el Gobierno central, congeladas por culpa del bloqueo político.

Los nacionalistas temen que el socialista haya decidido repensar su estrategia de cara a un segundo intento de su investidura. Conscientes de la dificultad de recomponer los puentes entre Sánchez y Podemos,en el PNV no albergan demasiadas esperanzas de que se pueda evitar lo que anticipan como un desastre a todas luces, la repetición de elecciones. No obstante, Urkullu no pierde ocasión de recordar al presidente la importancia de acabar con la incertidumbre -máxime en puertas de un posible Brexit duro y cuando se escuchan de nuevo tambores de recesión- si quiere conservar al PNV como aliado preferente.