Rivera quiere más 155 y lo quiere ya

Cita con Rajoy, pero sin foto de escalinata. Ni Rivera es jefe de la oposición, argumenta Moncloa, ni ganas de hacerle concesiones en estos momentos en los que no para de apretar reclamando más 155. Lo hace con este argumento: "Tiene que tener mensaje claro: los buenos defienden la ley y los malos se la saltan. Los buenos tienen que tener  protección, los malos tienen que saber que esto no es gratis". Así de básicas están las cosas para un Rivera que exige, para ya mismo, control en materias clave: los mossos, las finanzas, TV3 o la expansión internacional del pròces. Ciudadanos (que el otro día amagó con retirarlo) da a entender que mantiene su apoyo al Gobierno, pero repite la cantinela de "si decide actuar", que es ahora mismo el quid de la cuestión. El Gobierno (que no ha dado rueda de prensa), informa que la cita, aún y todo,  ha ido "muy bien". Que acepta las sugerencias. Que la unidad es primordial y que se compromete a responder ante "cualquier ilegalidad".