Ribó critica un anticipo que él aplaudió en Les Corts en 2005

HÉCTOR ESTEBAN

valencia. El alcalde del Valencia, Joan Ribó, fue uno de los miembros de aquella comisión para la reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunitat Valenciana que se reunió en marzo de 2005 en el castillo de Benissanó con el entonces portavoz del PP, Serafín Castellano, como anfitrión. Entre los muros de aquella fortaleza empezó a dibujarse la Carta Magna valenciana. Entre los acuerdos, la disolución anticipada de Les Corts por parte del presidente de la Generalitat.

En un principio, Ribó, que actuaba como portavoz de l'Entesa, estuvo en sintonía con los planteamientos de PP y PSPV hasta que el listón electoral y las señas de identidad separaron los caminos. L'Entesa no apoyó la reforma estatutaria pero sí que se mostró de acuerdo con la posibilidad de que el jefe del Ejecutivo autonómico tuviera la potestad de adelantar las elecciones.

«La convocatoria electoral siempre la pusimos encima de la mesa, desde que empezamos a hablar el recordado Antonio Moreno y yo muchos años antes de que se aprobara la reforma», recuerda el exdiputado del PP Rafael Maluenda.

Ribó presentó un texto alternativo que señalaba para el artículo 28.5: «El presidente de la Generalitat, con previo acuerdo del Consell, podrá ordenar mediante decreto la disolución de las Cortes. Esta facultad no se podrá ejercer cuando se esté tramitando una moción de censura que reúna los requisitos exigidos en el Reglamento, ni tampoco si no ha transcurrido un año desde las elecciones anteriores».

El alcalde de Valencia ha argumentado sus críticas a la convocatoria electoral al considerar que habrá una baja participación en las municipales y que las razones de Puig para el anticipo no responden al interés de los valencianos. De esta manera, el que fuera líder de aquella Entesa que estaba por labor de ejecutar una reforma con todas las consecuencias, cuestiona uno de los grandes logros que se obtuvo con la aprobación de la reforma del Estatuto.

Desde el primer momento hubo sintonía pero la coalición de Ribó se salió del acuerdo al considerar que Les Corts iba a aprobar un Estatut «de segunda división». Muchas cosas separaron a su grupo de los dos partidos mayoritarios pero como defendió en pleno, siempre estuvo a favor del adelanto electoral.