Reunido para negociar la compra de la Marina Greenwich de Altea

El director del puerto deportivo declara que se citó con el expresidente y el abogado uruguayo Belhot por una operación de dos millones de euros

BURGUERA

valencia. En la investigación de la Guardia Civil sobre la trama empresarial internacional vinculada al expresidente se relata la compra de «una participación significativa en el puerto deportivo Marina Greenwich que, finalmente (verano de 2017), no se pudo cerrar», según se indica en el sumario. En este sentido, los investigadores señalan que tomaron declaración en calidad de testigo al director del puerto deportivo situado en Altea. El responsable de la marina, según aparece en la instrucción, «el señor Zaplana le presentó a otra persona interesada, llamada Fernando Belhot. Que eso fue hace unos dos años atrás (aproximadamente en 2015). Que recuerda que mantuvo una reunión en la que estuvieron el señor Belhot, el señor Zaplana, el señor Grau (Francisco Grau, considerado como el 'ingeniero' de la trama por parte de los investigadores)», y el director del puerto, quien testifica que «el señor Belhot dijo ser un empresario de Uruguay y que estaba interesado en comprar acciones de la compañía marina Greenwich».

Los investigadores indican que la información aportada por la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria) constata que la cuenta de Belhot en un banco español recibió «una entrada de divisas por importe de 1,8 millones de euros procedentes de Suiza», y que once meses más tarde se produce «una salida de fondos con destino al mismo país por importe de 1,5 millones».

«Aunando todo lo anterior, lo que parece haber sucedido es que Belhot tenido la intención de llevar a cabo inversiones en el accionariado del puerto deportivo», indican los investigadores, que vinculan esas divisas a «las comisiones investigadas», y que «el aparente destinatario de estas comisiones, o uno de ellos, sería Eduardo Zaplana», respecto a quien se indica que «durante la entrada y registro» del domicilio del exministro se localizó «derminada documentación donde se hace referencia a esta inversión; se podría dar, la circunstancia de que se pretendiesen utilizar fondos originarios del supuesto soborno para llevar a cabo el negocio».

La conexión Belhot-Zaplana es muy prolija en la investigación. Ambos protagonizan una reunión en una tienda de ropa, así como una conversación en el hotel Wellington de Madrid, transcrita en el sumario, donde el expresidente señala: «No puedo sacar 5 millones... Me dirían: '¿Dónde va usted?'».

Más