Vox respalda a la portavoz que no consideró violencia machista la agresión de su exmarido

A. C.VALENCIA.

La portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Elche, Amparo Cerdá, que denunció a su exmarido por una agresión, ha asegurado no sentirse una víctima de violencia machista sino de un hecho «puntual» con el que no quería aprovecharse de una ley «injusta». El líder del partido en Valencia y diputado en Les Corts, José María Llanos, respaldó ayer la posición de la concejal y remarcó que fue una acción «absolutamente correcta y coherente».

Llanos criticó que el protocolo llevó a los funcionarios a tratar de catalogar la acción, que supuestamente realizó el exmarido de la concejal, de violencia machista pero valoró que Cerdà se negase porque era «una agresión simplemente de un supuesto culpable a una efectiva víctima».

«Si no hay ya una relación afectiva entre las partes, no estamos exactamente ante una agresión incardinable en la violencia de género», afirmó Llanos, que incidió en que una cosa es «lo que Fiscalía haría de oficio, y otra cosa es que la víctima pueda elegir el tipo delictivo que pretende utilizar frente a su agresor». Según remarcó, una agresión por violencia de género es la que comete un hombre a una mujer con la que tuvo una relación, «con un trato discriminatorio, atentando a la presunción de inocencia y con penas más graves».