Los repartidores de Glovo denuncian a la empresa ante Inspección de Trabajo

Con los timbres de sus bicis sonando han ido los trabajadores de Glovo a denunciar a la empresa ante la Inspección de Trabajo. Aseguran que son falsos autónomos porque la empresa controla y determina sus condiciones laborales como si fueran asalariados. Inspección ya dio la razón a los repartidores de Deliveroo en un caso calcado a este, así que los mensajeros de Glovo confían en ganar también su caso. La diferencia es que los repartidores de Glovo son muchos más: 3.800 solo en Barcelona.-Redacción-