El PP quiere mostrar su capacidad de liderazgo

Casado atiende las preguntas de la agencia Efe durante una entrevista el pasado 7 de febrero. / Ballesteros / efe
Casado atiende las preguntas de la agencia Efe durante una entrevista el pasado 7 de febrero. / Ballesteros / efe

Casado sabe que en su espacio electoral ya cohabitan Ciudadanos y Vox, por lo que la manifestación de hoy en Madrid servirá para medir fuerzas

NURIA VEGA

El PP se manifestará hoy en bloque contra el Gobierno de Pedro Sánchez bajo el lema 'Por una España unida. ¡Elecciones ya!'. En la Plaza de Colón de Madrid proyectará la imagen de un partido monolítico, pese a que la compañía de Vox en la concentración incomoda a algunos dirigentes conservadores, proclives a conservar la centralidad. De la asistencia masiva prevista se deduce que los riesgos que pueda entrañar la apuesta de Pablo Casado han quedado asumidos por los populares. Y tanto los férreos defensores de salir a la calle en este contexto como los más precavidos ya sólo confían en que se escenifique la «capacidad de liderazgo» de su formación en una derecha fracturada en tres.

Casado parte de la premisa de que a día de hoy en su espacio electoral ya cohabitan Ciudadanos y Vox, aunque el partido de Santiago Abascal aún no haya obtenido representación parlamentaria en unas elecciones generales. Y, con esta tesis, su propósito es no perder comba y mantenerse, al menos, como fuerza hegemónica de la derecha en los próximos comicios. Así se entiende que las dos primeras personas a las que telefoneó el miércoles para coordinar la protesta de hoy fueran Albert Rivera y Santiago Abascal.

Las fuentes consultadas aceptan como válido el intento del líder de los populares de ejercer de «voz aglutinadora» de todo el espacio de la derecha. Pero creen que, en un movimiento «precipitado», quizá no se han valorado todas las posibles consecuencias de reconocer a Abascal el estatus de adversario. Un dato que puede influir en los potenciales votantes de cara a las próximas elecciones.

El PP ha pactado los detalles de la protesta con Ciudadanos, después de que ambos coincidieran en la necesidad de manifestarse contra las «cesiones» del Ejecutivo al independentismo, y los ha compartido con la formación de Abascal. En un esfuerzo por eliminar la imagen de bloque de la derecha, se ha buscado la manera de rebajar el carácter partidista del acto. No habrá discursos políticos en el escenario y serán tres «profesionales del mundo de la comunicación y el periodismo» -María Claver, Albert Castillón y Carlos Cuesta- los encargados de leer el manifiesto.

Sin logos

Hay un interés por eliminar los «logos» de cada formación, de manera que se proyecte la idea de que se trata de una concentración civil, y no de fuerzas políticas, respaldada por PP, Ciudadanos y Vox, además de UPN, PAR y UPyD. En este contexto, fuentes del partido de Rivera subrayan sus «muchas diferencias» con los de Abascal, pero defienden que hoy serán varias organizaciones pidiendo que se abran ya las urnas. «No estamos preocupados -trasladaron- por coincidir en eso».

Es el mismo mensaje al que se aferran los populares. En la dirección del PP, sin embargo, nunca se ha ocultado que, en caso de que la suma sea suficiente tras las elecciones autonómicas o las generales, no habrá inconveniente alguno en pactar con Ciudadanos y Vox para alcanzar gobiernos. Y la foto de hoy, por lo tanto, no inquieta en Génova.

Casado se ha volcado en esta cita. El miércoles anuló el viaje que tenía previsto esta semana a Atenas para participar en un acto de los populares europeos y se comprometió, un día después, a facilitar el transporte a todos aquellos ciudadanos que se acercaran a las sedes del PP. Hasta ayer habían recibido 20.000 peticiones y ya estaban previstos más de cien autobuses sumando sólo los de las comunidades autónomas con mayor población.

La dirección del PP se propone aprovechar las horas bajas del Gobierno para crear el clima de final de legislatura y acorralar a Pedro Sánchez con la petición de elecciones anticipadas. Si funciona o si se vuelve en contra, se verá. Lo que, por ahora, descartan los populares es lanzarse a una moción de censura sin garantía de éxito que, creen, podría suponer un patinazo en su estrategia.

Lo que sí que hay es una decisión firme de desvincularse de algunos grupos que han anunciado su presencia en la protesta. Respecto a estos colectivos, Partido Popular y Ciudadanos, como convocantes de la protesta contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez, han tratado de extender un cordón preventivo con el objetivo de que la convocatoria no acabe desvirtuada o contaminada por su presencia. En su comunicado del viernes ya rechazaron «la presencia de aquellos grupos que no defiendan los valores democráticos y de convivencia» y coinciden en que se desmarcarán una y otra vez de cualquiera que no comparta este principio esencial. La concentración se celebrará a partir de las doce del mediodía de hoy en la plaza de Colón de Madrid y servirá para calibrar fuerzas.