Puig se reunirá con Montero para calmar a Compromís antes de los recortes

Cumbre. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados. / efe/emilio naranjo
Cumbre. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados. / efe/emilio naranjo

El presidente mueve ficha tras la exigencia de Oltra para «apretar» al Gobierno y dice que reclamará la llegada de los fondos pendientes

ALBA DE JUANVALENCIA.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció ayer que el próximo martes 10 de septiembre se reunirá en Madrid con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para plantear el cumplimiento de las entregas a cuenta a la Generalitat y el pago de la parte autonómica de las mensualidades del IVA -en conjunto, unos 730 millones de euros-, y la presentación de varias propuestas para que el dinero pendiente llegue a la Comunitat. Así lo avanzó tras la celebración de una reunión con el presidente de la Diputación de Castellón, José Martí, encuentro que cierra la ronda de contactos con los dirigentes de las tres corporaciones provinciales.

El jefe del Consell quiso dar máxima trascendencia a la reunión con Montero. Por eso dijo que es un paso «absolutamente necesario para garantizar el buen funcionamiento de las arcas de la Generalitat». Puig exigirá a la ministra que la situación se solucione de manera «inmediata». Asimismo recordó que las entregas a cuenta son recursos que los ciudadanos de la Comunitat ya han pagado, por lo que tienen que volver para financiar el presupuesto de la Generalitat.

Puig se pronunció en estos términos después de que la vicepresidenta del Consell y líder de Compromís, Mónica Oltra, le hubiera pedido públicamente que «elevase el tono» ante el Gobierno central a la hora de exigir los recursos económicos que necesita la Comunitat. Oltra y el titular de Educación, Vicent Marzà, habían trasladado este martes al conseller de Hacienda, Vicent Soler, su negativa a asumir recortes en las cuentas autonómicas por valor de 438 millones de euros, y le emplazaron a reforzar la reivindicación ante el Gobierno central. El anuncio de la reunión con Montero, y el tono mostrado por Puig, fue interpretado como que el presidente asumía la condición de los nacionalistas.

Puig evita solicitar la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera que pedía Compromís

El presidente también aseguró ayer que propondrá a la ministra diversas alternativas como que se dé un préstamo a interés cero a las comunidades autónomas hasta que de forma legal estas puedan pagar las entregas a cuenta. Otra de las solicitudes de la coalición valencianista era que el Gobierno valenciano pidiera «públicamente» la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para tratar «las posibles soluciones a los recortes financiera a la que el Gobierno de España en funciones reclama a las comunidades autónomas». Puig, en cambio, aseguró que no es necesario abordar el asunto de forma «inmediata», en referencia a los ingresos pendientes del Gobierno con la Generalitat, puesto que es el Ministerio de Hacienda quien debe diseñar la solución para ello.

No obstante, el presidente no se negó a convocar dicho organismo más adelante, para hablar del cambio del modelo de financiación, pero recalcó que lo que pretende es que se resuelva el problema, y para ello mantendrá el martes la reunión con Montero y según como resulte ese encuentro, se buscaran «otras vías si no hay solución satisfactoria», entre las que indicó no sólo está la del CPFF sino que existen otras «más interesantes y efectivas», que no concretó.

La cumbre con Montero no implica que se vaya a renunciar a las retenciones de crédito que propone la conselleria de Hacienda. Fuentes de Presidencia del Consell reconocieron que, incluso en el caso de que esa reunión arrojara un resultado positivo, el Gobierno valenciano está obligado a llevar a cabo esas retenciones de crédito por valor de 438 millones de euros.

Respecto a la imposibilidad de que la Generalitat pueda configurar los presupuestos de 2020, Puig señaló que «estamos en un momento de inestabilidad política en el Estado que nos afecta», por lo que añadió se va a buscar una orientación general «para poder hacer los presupuestos de la Comunitat». El presidente pidió que se huya «del partidismo» y que Les Corts mantengan el consenso sobre la financiación, ya que afirmó que se ha conseguido visibilizar el problema valenciano en Madrid y la unidad interna en la Comunitat.

Oltra aplaude el anuncio de la reunión y cree que el Gobierno central ha de «ponerse las pilas»

Encuentro justificado

Por su parte, la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, vio «más que justificada» la reunión de Puig con la ministra, tras considerar que va en la línea de «apretar» al Gobierno de España e instarle a «ponerse las pilas» con la financiación y añadió «va por la senda por la que tiene que ir».

Oltra señaló que el presidente esta avanzando por el camino que ellos propusieron al conseller Soler y añadió que es el Gobierno de España el que tiene que «ponerse las pilas en lo que es la financiación de las Comunidades Autónomas»

«No tenemos un problema de gastos, tenemos un problema de ingresos», aseguró y apostilló que la Comunitat gasta «muy por debajo de la media de España» en servicios sociales, políticas de empleo o medio ambiente.

Oltra reclamó que el primer paso es que el Gobierno de Sánchez pague todo lo que debe a la Comunitat y el segundo que arreglen el sistema de financiación «que maltrata a los valencianos y que afecta a servicios básicos como son la sanidad, la educación, la dependencia o la gestión medioambiental».

En este sentido, la vicepresidenta reiteró que el encuentro de Puig con la ministra es por dónde «se ha de caminar» y explicó que ahora están «concretando las propuestas» que se han de llevar a cabo para evidenciar que «quien tiene la responsabilidad de esto es el Gobierno de España», zanjó.

Más