Puig justifica el rechazo del PSPV a consensuar una moción por la unidad de España

Puig justifica el rechazo del PSPV a consensuar una moción por la unidad de España

Explica que su partido «no tiene que estar expresando todos los días su ideario» tras no respaldar en Castellón la propuesta de PP y Cs

REDACCIÓN/AGENCIAS

valencia/castellón. El presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV, Ximo Puig, reclamó ayer que no se utilice el debate sobre Cataluña «para sacar rendimientos partidistas».

El jefe del Consell hizo estas declaraciones en Castellón donde inauguró la jornada «Focus Pyme y Emprendimiento en la Comunitat Valenciana» al ser preguntado por la decisión del PSPV en el Ayuntamiento de Castellón de no apoyar una declaración institucional de Ciudadanos y PP sobre la «unidad de España». Puig señaló que el partido socialista «no tiene que estar todos los días expresando cuál es su ideario. Nosotros somos un partido que ha contribuido desde la Constitución al progreso de España».

Ahora bien, agregó, «es verdad que no queremos que se utilice este debate en Cataluña para sacar rendimientos partidistas porque es absurdo».

La cuestión, reflexionó Puig, «es de una gran responsabilidad en estos momentos. Hemos de trabajar todos conjuntamente para rehacer puentes y para que de verdad haya una nueva visión que nos permita un nuevo proyecto territorial para España, de unidad, de cohesión y también de atender a la diversidad y sobre todo de justicia y de equidad».

«El problema territorial de España no es solo Cataluña, sino España en su conjunto y la Comunitat Valenciana muy en particular, que necesita tener un encaje adecuado basado en la financiación y las inversiones justas», finalizó.

Las explicaciones del jefe del Consell llegan después de la polémica generada en el seno del Consell Valencià de Cultura (CVC) también en relación con una declaración de apoyo a la unidad de España. Tal y como reveló este diario, el presidente de ese órgano impidió el pasado lunes que los consejeros pudieran votar una declaración por la «defensa de la unidad de España y de la soberanía nacional». Grisolía vetó, durante el turno de otras cuestiones, la propuesta de uno de los consejeros, José María Lozano, y evitó que pudiera ser aprobada por los miembros del CVC. Concretamente, el presidente del ente autonómico no dio opción a votar el documento, que instaba, además, al «presidente de la Generalitat Catalana a la urgente desconvocatoria del ilegal referéndum secesionista, en aras de la cordura y la concordia social».

Por otra parte, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, señaló ayer en declaraciones a Las Mañanas de Cuatro que el principio de la confrontación existente en Cataluña fue la decisión del PP de impugnar la reforma del Estatut aprobada en Cataluña y que había logrado el visto bueno del Congreso de los Diputados. Oltra se ha mostrado partidaria de apostar por el diálogo y la democracia y ha considerado que lo que ocurre en Cataluña tiene que ver con sentirse «incomprendidos y no escuchados». «Esta expresión popular en Cataluña -ha dicho-, este problema, no se puede solucionar con furgones policiales, con barcos y con resoluciones judiciales. Este es un tema político y sólo tendrá solución a través del diálogo y la democracia».

La vicepresidenta del Gobierno, que inicialmente se mostró comprensiva con el Ejecutivo catalán y que después llegó a reclamar a Puigdemont que desconvocara el 1-O, cuestionó ayer la actitud del Gobierno del PP. «Me parece muy irresponsable», consideró. Oltra habló de la actitud «indolente» de Mariano Rajoy y consideró que «negarse a hablar e ir hacia un callejón sin salida, es algo muy perjudicial que estaremos penando mucho tiempo.

La número dos del Gobierno valenciano, en declaraciones a la Cadena Ser, consideró que el presidente catalán ha hecho «gestos importantes» porque señaló que lo importante no era la fecha, sino canalizar las reivindicaciones del pueblo catalán. Oltra acusó a Rajoy de dejar «pudrirse en un cajón» el problema catalán, «aplicando simplemente la fuerza» y añadió que a ella le gustaría «que los catalanes quisieran formar parte de un Estado común, pero para saberlo habrá que preguntarles».

Fotos

Vídeos