Puig confía en que los nacionalistas sean leales y cambien el voto al techo de gasto

Compromís pregunta al Gobierno si «mantiene en pie» la idea de derogar la 'Ley Mordaza' y recuerda a Sánchez que lo prometió

S. P.

valencia. Socialistas y Compromís continúan su particular tira y afloja para marcar perfil y diferenciarse, intentando marcar por no herir a su rival en las futuras elecciones pero socio ahora y quizá en el futuro. El presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV, Ximo Puig, señaló ayer que Compromís sabe que él no está de acuerdo con la abstención de la coalición nacionalista el pasado mes de julio en la votación del techo de gasto en el Congreso de los Diputados porque considera que no es «coherente» con los intereses valencianos y al respecto aseguró que confía en que en la próxima votación que se haga después de verano su socio en el Consell vote a favor porque es «un partido que está trabajando de una manera leal con nosotros por la Comunitat Valenciana».

Puig, en una entrevista a la cadena SER, garantizó respecto al sistema de financiación que harán «lo posible por dialogar» para llegar a un acuerdo. Por ello, mostró «convencido» de que pueden «ver cómo se mejora» la propuesta del Gobierno central pero «dentro de lo posible». Puig indicó que Compromís sabe que no está de acuerdo con la abstención porque no es «coherente» con los intereses de la Comunitat, si gien asegura que no ha pedido explicaciones a los dirigente de la coalición nacionalista porque respeta «absolutamente las decisiones que toma cada formación política».

El líder de los socialistas valencianos apuntó a que la decisión en el Congreso «no era entre si teníamos más de 200 millones, que no era posible, sino entre nada o 220 millones».

Puig quiso subrayar que se había producido un «avance» por parte del Gobierno central en relación al techo de gasto ante la Unión Europea, y que eso es «positivo» y por eso no ve «coherente» la abstención de Compromís. Con todo, señaló que este voto se produjo en «un contexto en el que el PP ya había anunciado que lo iba a derribar». Con todo, insistió en: «Creo sinceramente que no se puede crear más confusión a la ciudadanía».

Por su parte, desde Compromís también exhiben discurso propio y diferenciado. Los nacionalistas han preguntado en el Senado al Gobierno que preside el socialista Pedro Sánchez si «sigue manteniendo en pie» la voluntad de derogar la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana que entró en vigor en 2015, más conocida como 'la Ley Mordaza' ya que recuerda a Pedro Sánchez que esta decisión se encontraba entre sus principales objetivos antes de llegar a la Moncloa

En un comunicado, el senador de la coalición, Carles Mulet, señaló que la norma es «un atentado contra los derechos y libertades de todas las personas que habitan algún punto del Estado español. Derechos y libertades con los que después se llenan la boca». El senador Jordi Navarrete, también de Compromís, señaló por su parte que «sólo hace falta ver el cambio en los derechos de protesta o de libertad de expresión en información para comprobar su carácter represivo, retrocedimos 40 años de nuevo con esta ley». Compromís considera que los socialistas llevan un mes al frente del Ejecutivo del Estado y «sus intenciones parecen haber cambiado, ya no habrá una derogación, sino una reforma de algunos de los artículos».

Fotos

Vídeos