El Consell ultima alquilar 500 pisos a Caixabank para ofrecerlos a precio reducido

El Consell ultima alquilar 500 pisos a Caixabank para ofrecerlos a precio reducido
Roberto Milán

Puig anuncia que la Generalitat firmará este mes un convenio con la entidad bancaria y pondrá las viviendas en el mercado

B. F. valencia

El Consell y CaixaBank mantienen unas negociaciones, ya muy avanzadas, para que medio millar de viviendas de la entidad financiera en la Comunitat se conviertan en pisos de alquiler que la Generalitat ofrecerá a precios reducidos. El presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, durante su comparecencia en Les Corts para responder a las preguntas de los portavoces parlamentarios, anunció que este mes se rubricará de manera oficial esta cesión que realiza el banco, para lo cual se destinará este año cerca de medio millón de euros, partida que se doblará a partir de 2020, según fuentes de la Generalitat.

En respuesta al portavoz de Podemos, Antonio Estañ, quien reclamó al Consell «valentía» a la hora de reivindicar al Gobierno cuestiones como la financiación autonómica o mejoras en materia de vivienda, Puig admitió que en materia de financiación «estamos donde estábamos». Por lo que respecta a la vivienda, el jefe del Consell anunció que la Generalitat firmará un convenio con Criteria Caixa , inmobiliaria de CaixaBank, mediante el cual esta entidad financiera pondrá a disposición del Consell las 500 viviendas vacías con las que cuenta en la Comunitat, que serán habilitadas para alquiler social. La fórmula de cesión de los pisos aún está por determinar. No obstante, fuentes de la Generalitat indicaron que se busca la fórmula de alquilar esos inmuebles que la entidad financiera tiene dificultades para colocar en el mercado inmobiliario y, posteriormente, se ofrecerán como alquiler social. Los precios de renta de esos pisos está por determinar, según señalaron fuentes de la Conselleria de Vivienda, que indicaron que «los precios se determinará en función de los ingresos y la situación familiar o personal de los adjudicatarios». No obstante, el coste será «como máximo» el precio que tenga que pagar el propio Consell a CaixaBank por las viviendas sumado a su mantenimiento». La idea es que los precios sean muy reducidos.

Puig se sometió a una sesión de control en la que sus socios del Botánico (Podemos y Compromís) mostraron un tono mucho más conciliador que el utilizado en el anterior pleno, cuando el presidente y los socialistas recibieron una fuerte dosis de críticas por parte de nacionalistas y podemistas. Esa fuerte carga crítica generó un profundo malestar en las filas del PSPV, cuyos dirigentes hicieron posteriormente una llamada de advertencia sobre la necesidad de cerrar filas en la bancada de la izquierda aunque se aproximen las elecciones. Al parecer, el mensaje fue recibido después de que en el anterior pleno todos los medios de comunicación se hiciesen eco de una situación de confrontación que parecía dar el pistoletazo de salida a la precampaña electoral.

Montero, en Valencia

El portavoz de Compromís, Fran Ferri, defendió la necesidad de reformar la financiación y aseguró que su grupo no pedirá «perdón por reivindicar lo que es justo» y trabajará para que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) sean «más botánicos». Estañ también reclamó algo similar en materia de financiación. En este sentido, Puig anunció que ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se entrevistará con el presidente y con los agentes sociales de la Comunitat a mediados de febrero en Valencia, algo que «nunca había ocurrido», señaló el jefe del Consell. Fuentes de la Generalitat indicaron que Montero explicará los PGE y se abordará el problema de la infrafinanciación de la Comunitat.