El PSPV intenta sofocar el motín de sus socios del Botánico por los recortes

Mónica Oltra y Vicent Soler, en Les Corts. / irene marsilla
Mónica Oltra y Vicent Soler, en Les Corts. / irene marsilla

Soler advierte a Compromís de que no hay alternativa al ajuste diseñado y una eurodiputada reclama «responsabilidad» a los nacionalistas

BURGUERAVALENCIA.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, se ha puesto firme con los recortes que él se niega a llamar recortes (acepta denominarlos 'ajustes' o 'control del gasto'). El alto cargo socialista meterá la tijera al presupuesto de la Generalitat sí o sí, le guste o le disguste a Compromís. Desde Podemos, su vicepresidente en el Consell asume la situación, no así los podemistas en Les Corts, más reticentes a una situación que Soler considera inevitable. «No hay alternativa», repite una y otra vez, un mensaje recurrente en todos los responsables de las arcas públicas sean del signo que sean cuando deciden echarle el cerrojo a la caja de caudales públicos. El conseller de Hacienda sabe, no obstante, que la medida no está consensuada ni sus socios en el Gobierno valenciano, especialmente Compromís, conformes. En cualquier caso, se tendrán que hacer a la idea. Así lo ve Soler, que ayer en una entrevista en À Punt insistió en que «sería poco responsable no atender las circunstancias sobrevenidas y estoy seguro de que la medida se llevará adelante con el acuerdo de todo el Consell porque no es un plato de buen gusto pero no tenemos alternativa. Lo tenemos que hacer ya, aprobarlo en el primer pleno del Consell e incluirlo ya para poder acceder al FLA. Va todo vinculado. Tenemos además un problema de caja. Hemos trabajado mucho, conselleria a conselleria, y el acuerdo se podrá hacer».

Cuando Soler puso en marcha la maquinaria podadora del presupuesto, desde Compromís se apretó los dientes. La coalición lamentó que no hubiera negociación y los recortes se impusiesen a través de reuniones bilaterales, porque los econacionalistas pretenden centrar el problema en la falta de ingresos, y no en el exceso de gasto. Esta misma semana, desde Compromís en Les Corts se ha señalado que hay 'líneas rojas' a las intenciones del titular de Hacienda.

«Asumir la responsabilidad»

«Todos saben cómo está el tema», afirma el conseller respecto a Compromís y Podemos Rodríguez-Piñero pide a los nacionalistas que asuman que integran el Consell

Será por todo esto que socialistas como la eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero salió ayer a la palestra y, a través de las redes sociales lanzó un mensaje de apoyo al conseller socialista. «Todo mi apoyo a Soler, que demuestra responsabilidad, sensatez y buena gestión, al tener que realizar un ajuste en inversiones para cumplir con la legalidad y hacer frente a las consecuencias de un Gobierno en funciones. Compromís debe asumir la responsabilidad de cogobernar», señala la eurodiputada, ante lo cual recibió alguna ácida réplica por parte de los nacionalistas valencianos.

La resistencia de Compromís fue esquivada ayer por el responsable de las arcas de la Generalitat, para quien es «normal que lleguemos a un acuerdo. Yo soy el primero que no querría hacerlo. No es una voluntad, sino una necesidad. Llegaremos a un acuerdo porque todos los miembros del Consell son responsables y saben cómo está el tema, y si no, se lo explicaré yo. Habrá acuerdo y estoy convencido de ello».

Tampoco es que en las filas de Podemos reine la alegría por estos recortes. Aunque el vicepresidente Rubén Martínez Dalmau entiende que el problema de fondo es la falta de financiación y de Gobierno en Madrid, uno de los pesos pesados del partido morado en la Comunitat, Ferran Martínez, lamentó ayer que se anuncien recortes mientras el Consell mantiene o aumenta las subvenciones 'a dedo'. La síndica podemista en Les Corts, Naiara Davó, también ha rechazado los ajustes presupuestarios.

Rajoy y Fabra, antecedentes

El discurso de la falta de alternativa a los recortes en los presupuestos públicos no es nuevo. Soler calca el mensaje que en 2012 utilizó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para explicar los ajustes que se llevaron a cabo desde el Ejecutivo central. «Hubiera preferido no tomarlas (las medidas) pero era necesario y no tenía otro remedio», señaló el entonces presidente del PP y del Gobierno durante una sesión de control en el Congreso de los Diputados, cuando reconoció que eran recortes duros pero no había «otra alternativa». Le llovieron las críticas de la oposición, entonces liderada por la bancada socialista, que a nivel de la Comunitat también manifestó su total desacuerdo respecto a otros recortes, los adoptados a finales de aquel mismo 2012 por el Consell que presidía Alberto Fabra, quien también apelaba a la resignación por la falta de alternativa. Pocos meses después, el entonces síndic del PSPV en el parlamento valenciano, Antonio Torres (actualmente ocupa el cargo de director general de Relaciones con Les Corts), instó a Fabra a buscar «aliados y complicidades» para conseguir la reforma del sistema de financiación, y lamentó que el último jefe del Consell del PP «no logra convencer» al líder de su partido, Mariano Rajoy, de que esta Comunidad necesita una mejora.

«El señor Montoro (en ese momento Ministro de Hacienda) no es nadie. Usted es el presidente de la Generalitat, y no tiene que estar perdiendo el tiempo con Montoros. Plántese delante del presidente del Gobierno; nos están chuleando, y no nos pueden seguir chuleando». Así se lo dijo Torres a Fabra. Habrá que ver si desde Compromís también se aplica una de las máximas preferidas de la vicepresidenta Mónica Oltra: «Lo que vale para Montoro, vale para Montero (María Jesús, la ministra de Hacienda socialista)».

«El culpable de esto es el PP, Cs y los independentistas catalanes por no llevar adelante los PGE 2019», señaló Soler, en referencia al rechazo que populares y Ciudadanos, así como los partidos nacionalistas, expresaron con su voto a los presupuestos que presentó Pedro Sánchez, un fracaso que propició el adelanto electoral, cuyos resultados no han otorgado mayoría suficiente al PSOE para una investidura que se ha postergado, como poco, a septiembre. Ese Gobierno en funciones, según la Abogacía del Estado, no puede aportar la liquidez que necesitan las autonomías, y a partir de ahí Soler ha puesto en marcha la maquinaria de recortar: «Ni Podemos, ni Compromís ni los socialistas valencianos somos los responsables».

No obstante, el conseller de Hacienda asegura que en 2020 volverá a incluir los 1.325 millones ficticios que incorpora a las cuentas de la Generalitat desde 2015. «Es una partida reivindicativa que tiene que ver con la diferencia de nuestros recursos con la media nacional. ¿Como no los vamos a seguir poniendo? Por supuesto que lo haremos. No renunciamos en absoluto», indicó Soler.

Más