PSPV y Compromís rebajan las propuestas de Podemos

Diputados del grupo parlamentario de Podemos en Les Corts. / Jesús signes
Diputados del grupo parlamentario de Podemos en Les Corts. / Jesús signes

El partido morado prioriza los pactos y acepta dejar fuera la tasa de azúcar, la turística y las críticas al PAI del Grao

A. CERVELLERA VALENCIA.

La decisión de Podemos de apretar al Consell que comparten PSPV y Compromís a través de sus propuestas de resolución del debate de política general ha durado poco. La formación morada cedió ayer ante sus socios del pacto del Botànic y aceptó perfilar sus iniciativas para que no contasen con puntos que resultaban incómodos a socialistas y nacionalistas y abocaban a las medidas a no ser aprobadas en Les Corts.

Tres propuestas de resolución fueron las que, a través de enmiendas de aproximación, resultaron modificadas y rebajaron las exigencias iniciales. La primera iniciativa que fue alterada fue la relativa al turismo, donde se había incorporado la tasa turística, un tema que ya dividió al Botànic en la negociación de los presupuestos de 2018. En el texto inicial se apostaba por abrir la puerta al impuesto a través de un eufemismo. Podemos accedió a pactar con los socialistas y nacionalistas rebajar para dejar fuera cualquier posible interpretación sobre el impuesto y priorizar la vertiente más social con medidas concretas para mejorar la situación de los trabajadores del sector. Desde Podemos consideraron que esta es una forma de que se acepte que son necesarios más ingresos en un modelo en el que creen que terminará implantando un impuesto como el que proponían.

Otra tasa que desapareció de las iniciativas del partido que lidera en la Comunitat Antonio Estañ es la relativa a las bebidas azucaradas. Las negociaciones llevaron a modificar el texto inicial que señalaba la necesidad de «implantar un impuesto finalista sobre las bebidas azucaradas para dar cumplimiento a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud». Finalmente, la propuesta de resolución indicó que se debe «realizar un estudio sobre la necesidad y oportunidad de la entrada en vigor de un impuesto finalista para las bebidas azucaradas provistas de aportación alimentaria con el objetivo de reducir su consumo, y cumplir con el resto de medidas aprobadas en la resolución».

Podemos asegura que la tasa de azúcar volverá en la negociación de los presupuestos de 2019 Los socialistas rechazaron las iniciativas sobre las instituciones provinciales y vivienda

Un punto más en discordia que desapareció durante el día de ayer estaba presente en el proyecto relativo al ecologismo. El documento reflejaba en un primer momento la necesidad de «acabar con el modelo de desarrollo territorial basado en PAIs (Planes de Actuación Integral ) y megaproyectos para transitar hacia un modelo de territorio y económico verdaderamente sostenible, integrador y equilibrado», que era una clara a desechar proyectos como el PAI del Grao, que provocó enfrentamientos entre PSPV, Compromís y Podemos en el Ayuntamiento de Valencia. Pero el texto final excluye cualquier referencia a los PAIs. La iniciativa sí que mantuvo aumentar el presupuesto destinado a la Conselleria de Agricultura para 2019 hasta, al menos, el 2% del presupuesto total para avanzar en el cambio de sistema productivo y luchar contra el cambio climático, así como garantizar cunas condiciones de trabajo «dignas» y estabilidad laboral de los trabajadores de Vaersa y de los agentes medioambientales.

César Jiménez, diputado de Podemos en Les Corts, afirmó que la formación optó por priorizar el «clima de diálogo» para llegar a acuerdos y evitar la tensión de otros años. Cuestionado acerca de la rebaja de sus demandas, subrayó que estos temas se han pospuesto en la agenda del partido en beneficio de que el resto de puntos de sus propuestas de resolución puedan ser aprobados. Sin embargo, Jiménez confirmó que cuestiones como la tasa a las bebidas azucaradas volverán a Les Corts en el debate de los presupuestos de 2019.

Falta de acuerdo

Pese a que la mayoría de propuestas de resolución fueron aceptadas no hubo acuerdo en dos propuestas de Podemos, una relativa a las diputaciones y otra sobre vivienda. La medida sobre las instituciones provinciales plasmaba una futura ley que impulsará el partido morado para que el presupuesto de las diputaciones se incorpore a la de la Generalitat. Los socialistas rechazaron esta medida porque consideran que les beneficiará en la negociación del nuevo sistema de financiación. La segunda medida optaba por acelerar la compra de viviendas a particulares para ampliar el parque público y facilitar así el acceso a vivienda digna en régimen de alquiler asequible. Que para el PSPV era muy difícil de cumplir jurídicamente y por ello votaron en contra.

Más

Fotos

Vídeos