Protocolo real cumplido al máximo en la Misa de Resurección en Palma

En el mismo coche,  la Familia Real llega a la Catedral de Palma.  Los 5 juntos y Don Felipe al volante. En el recuerdo, la tensión del año pasado, por eso todos los gestos  están medidos. El rey con su brazo coloca a la princesa en el lugar adecuado  y después a la infanta. Saludos protocolarios  y  mirada de Doña Letizia a la reina emérita. Los reyes se adelantan y juntos se colocan en la primera foto oficial del día. Cada uno en el sitio asignado. Ya dentro de la catedral, sigue el corsé protocolario. La princesa pregunta cual es su lugar. Las cuatro se van sentando y se colocan en sus posiciones. Las niñas entre las reinas.Finaliza la misa y se acerca el momento. Nada que ver con esta otra imagen. La del año pasado. El fotógrafo levanta la cámara. La Reina Sofia lo ve y coge del hombro a sus dos nietas. Ahora es el momento de la foto, pero aparece la reina Letizia haciendo de pantalla entra las tres y la cámara. Se acerca a su hija Leonor que retira abruptamente la mano de su abuela. El Rey Felipe asiste a la escena con gesto muy serio. Habla con su esposa ante la mirada del ausente hoy Don Juan Carlos. En medio de la tensión a la salida no se cumple el protocolo y nuevo intento frustrado de fotografía. La imagen de esta mañana es distinta. El rey sale el primero, según protocolo, a unos metros el resto de la familia real. Posado oficial cada uno de nuevo en su sitio. Y sonrisas de todos. Las reinas aprovechan el instante para una mínima conversación. Gestos cómplices, y caricias. Saludos y fotos con el numeroso público asistente. Y tal cual han llegado, se marchan. Protocolo cumplido al máximo,