Miles de electores reclaman no recibir propaganda electoral

Propaganda electoral./PALOMA UCHA
Propaganda electoral. / PALOMA UCHA

112.000 personas ya han solicitado que sus nombres sean borrados del censo que los partidos utilizan para los envíos de este tipo de comunicaciones de cara a los comicios del 10-N

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSOMadrid

La constatación de que los políticos españoles no han sido capaces de ponerse de acuerdo para formar gobierno desde que se celebraron las últimas elecciones el pasado 28 de abril y que habrá que repetir comicios el próximo 10 de noviembre -los cuartos en menos de cuatro años-, ha llevado a muchos ciudadanos al desánimo. En medio del debate sobre quién ha tenido la culpa , muchas voces amenazan con ir a la abstención cuando vuelvan a plantarse las urnas o proponen volver a votar la misma opción para que se repita idéntico resultado. También aumenta el número ciudadanos enfadados -o concienciados con el medio ambiente- que solicitan la opción de no recibir propaganda electoral al correo como método de protesta.

Por el momento, el Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene ya registradas las peticiones de 112.000 personas que no quieren recibirla en sus buzones, una cifra que sigue aumentando. Esta posibilidad ya se aplicó en las pasadas generales, fruto de la reforma de la Ley Electoral General de 2018, aunque en aquella ocasión solo la solicitaron 78.437 electores en total.

Solicitud de baja en el registro de partidos

¿Quién puede pedirla?
Cualquier persona inscrita en el censo electoral.
¿Qué datos hacen falta?
Un certificado electrónico, reconocido por la plataforma de validación, o mediante el sistema Cl@ve.
¿En qué dirección?
https://sede.ine.gob.es/ce_exclusion_copias

Para hacerlo, basta acceder al formulario que ha habilitado el INE en su página web (pichar aquí para ir a la dirección), estar inscrito -obviamente- en el censo electoral y disponer de un sistema de identificación electrónica (ya sea un certificado digital o el registro en el sistema Cl@ve, para el que solo se requieren unos cinco minutos).

Con ello evitaremos el envío de los clásicos sobres con octavillas informativas y papeletas electorales de los propios partidos que las mandan. La solicitud también se puede realizar en los ayuntamientos, en las oficinas consulares y en las delegaciones provinciales de la Oficina del Censo Electoral (OCE).

Cadena de Whatsapp

Sin embargo, la gran cantidad de peticiones recibidas no hacen sencilla la tarea y este miércoles, a mediodía, la página web estaba colapsada. Todo porque una cadena que se ha hecho viral por Whatsapp ha popularizado la opción pese a que aún no están convocadas oficialmente las elecciones.

El texto que los usuarios reciben en el móvil es el siguiente: «Para darse de baja del registro que usan los partidos políticos para enviarte la propaganda electoral. Por si queréis daros de baja. El planeta os lo agradecerá». Seguido del enlace directo al formulario.

Aún no se ha informado de la fecha tope hasta la cual se puede realizar esta petición al INE, ya que las Cortes no quedarán disueltas hasta la publicación en el BOE el día 24 de septiembre. La última vez se dio de plazo a los ciudadanos hasta el 18 de marzo, es decir, hasta el día decimotercero posterior a la convocatoria de las elecciones.

De esta forma, la petición quedará reflejada en los censos que se entreguen a los partidos políticos en cada una de las convocatorias electorales que se realicen. De hecho, los ciudadanos pueden darse de baja en los envíos electorales para una convocatoria y pedir darse de alta en la siguiente y lo pueden hacer cuantas veces quieran.

0,21 euros por envío

Rechazar estos envíos también serviría para abaratar el coste de las elecciones generales, que rozó los 140 millones en la última cita con las generales. El ministerio de Interior destinó en aquellos comicios una subvención a los partidos políticos de 0,21 euros por cada elector al que se le envió propaganda electoral personalizada a través de una carta a su nombre, siempre que la formación hubiera obtenido representación en dicha circunscripción. A esto también habría que sumarle el coste ambiental de los materiales de los que están hechos los envíos.

Más información

Temas

Ine, Boe