Una productora investigada por Antifraude intentó que Aragón pagara su unidad móvil

La Generalitat ha dado más de 78.000 euros en subvenciones a Kriol, excluida por À Punt y vinculada laboralmente al hermano de Puig

HÉCTOR ESTEBAN

La empresa Kriol Produccions, una de las empresas excluidas por À Punt por pactar precios e investigada por Antifraude y la conselleria de Educación por la justificación de una subvención de más de 22.000 euros para ayudas la valenciano, trató de que el Gobierno de Aragón le subvencionara la comprar de una unidad móvil de televisión. Kriol Produccions es una empresa propiedad de la familia Adell Bover, unos empresarios de Castellón con un relación laboral muy estrecha con Francis Puig, hermano del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. En la investigación abierta para justificar la subvención para el fomento del valenciano a través del programa Telescola, varias de las facturas son para abonar servicios de las empresas del hermano del jefe del Consell.

El Gobierno de Aragón convocó el 24 de octubre de 2018 una subvenciones de desarrollo rural con fondos europeos Leader y autonómicos en la zona del Bajo Aragón-Matarraña. A las ayudas se presentaron numerosas propuestas para impulsar el desarrollo rural de la zona y mejorar las instalaciones. Entre la variedad de proyectos se presentó Kriol Produccions, que fue una de las tres propuestas desestimadas por el programa.

El proyecto que presentó la productora de la familia Adell Bover fue una unidad móvil con ocho cámaras. Una solicitud que fue desestimada porque su objetivo «no era la creación de empleo y la diversificación económica de la zona de actuación del grupo Bajo Aragón-Matarraña». La familia Adell Bover, que tiene varios negocios vinculados a la comunicación en un área que incluye el norte de la Comunitat y el sur de Cataluña y Aragón, ha cobrado numerosas subvenciones públicas de distintas administraciones.

La familia Adell Bover ha sumado más de 600.000 euros en ayudas en los últimos añosLa productora Kriol fue sorprendida pactando precios junto a la firma del hermano de Puig

Sólo a través de Kriol Produccions, la empresa investigada por Antifraude por posibles indicios de corrupción y por la conselleria de Educación y Cultura, los hermanos Adell Bover han cobrado en tres años más de 78.000 euros en subvenciones. Kriol se fundó en 2016 y ha seguido la misma senda que Canal Maestrat, la otra productora de la familia, también excluida de un concurso de À Punt por pactar precios y que desde la llegada del Consell del Botànic ha ingresado más de 350.000 euros en ayudas públicas, la mayoría desde la conselleria de Educación y Cultura para programas de ayuda al valenciano.

Los Adell Bover se han convertido en unos especialistas en la captación de subcenciones de distintas administraciones. En los últimos años han recibido más de 90.000 euros de la Generalitat de Cataluña y ahora exploran nuevos territorios, como es el caso del Gobierno de Aragón, para encontrar más vías de entrada de dinero.

Además, tienen a su nombre la asociación de vecinos de Les Suterranyes, con la que cobraron también ayudas de la conselleria de Justicia e intentaron además optar a subvenciones de Turismo para impulsar un aeródromo que poseen en Vinaròs.