Primer encuentro de Felipe VI y Quim Torra, en Tarragona.

Felipe VI y Quim Torra, frente a frente por primera vez. Apretón de manos, una mínima conversación y dos entregas al monarca: un informe del defensor del pueblo catalán sobre las cargas policiales en el referéndum del 1 de octubre y un libro con fotografías de los heridos. Es la imagen del presidente de la Generalitat después de decir, tan sólo unas horas antes, que no iría a hacerse ninguna fotografía con el rey de España. "Cataluña vive una situación excepcionalmente grave y no nos interesan las fotografías con aquellos que avalan y animan la represión." Lo decía este viernes después de adelantar que rompía relaciones con la Casa Real y de confirmar, a la vez, su asistencia a la inauguración de los Juegos Mediterráneos en Tarragona tras anunciar su equipo todo lo contrario durante la misma mañana. El encuentro entre el rey y el presidente de Cataluña se produce en una de las salas del interior del Nou Estadi de Tarragona y no fuera, donde Torra sí recibe y saluda al presidente del gobierno. Unos minutos en los que el presidente catalán desaparece de escena y Pedro Sánchez se queda para recibir al rey, después de un traslado del monarca con gritos de un centenar de independentistas. Con ellos ya dentro, suenan los himnos. Primero una versión reducida y sin letra del de Cataluña y después el  de España. Aplaudidos por Felipe VI, Sánchez y, también, por Quim Torra. Algo que, eso sí, no repite cuando el rey inaugura los Juegos Mediterráneos, en los que el dirigente catalán es abucheado por una parte del público cuando es mencionado. El final de una jornada que deja otra imagen durante la misma tarde. La del presidente de Cataluña en la protesta independentista de la ANC y los CDR de Tarragona contra la presencia del monarca.