El primer cogerente de Divalterra, citado a declarar como imputado

José Ramón Tiller y Agus Brines, excogerentes de Divalterra, la antigua Imelsa/
José Ramón Tiller y Agus Brines, excogerentes de Divalterra, la antigua Imelsa

El instructor establece que Tiller acuda a los juzgados el próximo 20 de junio investigado por presuntos delitos de prevaricación y malversación

A. Rallo
A. RALLOValencia

El instructor del caso Alquería ha citado a declarar al primer cogerente de Divalterra durante la pasada legislatura, el socialista José Ramón Tiller, en calidad de investigado (denominación que sustituye al antiguo imputado). El 20 de junio es el día designado por el magistrado para que comparezca una de las personas de confianza de José Manuel Orengo, exnúmero tres del PSPV y exjefe de gabinete del expresidente de la Diputación de Valencia Jorge Rodríguez. Tiller acude a declarar por presuntos delitos de malversación y prevaricación, según el auto al que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS. De esta manera se estrecha el cerco sobre los responsables de poner en marcha la empresa pública dependiente de la Diputación de Valencia con la que se pretendía refundar Imelsa, otra corporación inmersa en un caso de corrupción. Divalterra realizó una serie de contrataciones de directivos de una manera tan irregular que cortó abruptamente la trayectoria ascendente de Jorge Rodríguez, que de aspirar a suceder en el futuro a Ximo Puig pasó a dimitir como presidente de la Diputación y presentarse como independiente en Ontinyent, donde revalidó su mayoría absoluta en las pasadas elecciones. A pesar de haber retomado su actividad política, la Justicia continúa el procedimiento vinculado a su gestión. Ahora le toca a Tiller declarar como imputado.

La imputación llega pocos días después de que declarasen dos altos directivos de Divalterra que fueron colocados por el PSPV en la empresa pública, convocados en calidad de investigados por el caso Alquería, donde está imputado Rodríguez y todo su círculo de confianza. El juez citó a Manuel Carot, Miguel Ángel Ferri, Salvador Femenia, Víctor Jiménez y Vicente Lucas Ferrando. Estos responsables ocuparon puestos de alta dirección en la empresa sin realizar realmente tareas de esa envergadura. Femenia y Ferri fueron los únicos que sí aceptaron declarar. El resto se acogió a su derecho a guardar silencio. Femenia aclaró ante el juez que, en su caso, fue contratado en 2015 por Tiller y que fue apartado al mismo tiempo que Orengo. A partir de entonces, Rodríguez tomó el control. Colocó a Víctor Sahuquillo como cogerente, pero este también se vio obligado a renunciar al ser descubierto cargando gintonics como gastos de empresa.