Politólogos y sociólogos creen que el puente apenas influirá en la participación el 28-A

Votantes valencianos en las pasadas elecciones generales. / Manuel Molines
Votantes valencianos en las pasadas elecciones generales. / Manuel Molines

Se espera que el tirón de la campaña electoral estatal provoque una mayor movilización que beneficiará también a las elecciones autonómicas

A. CERVELLERA

El próximo 28 de abril se darán dos circunstancias que no han tenido lugar desde la restauración de la democracia. Por primera vez las elecciones autonómicas valencianas y las estatales coincidirán el mismo día y la votación tendrá lugar durante las vacaciones escolares de pascua. En este caso hay que añadir que en más de 200 municipios de la Comunitat estarán en pleno puente de San Vicente. ¿Y esta situación influirá en la participación? Politólogos y sociólogos de diferentes universidades valencianas coinciden en que, de algún modo, lo hará pero que apenas será relevante.

Este diario ha contactado con Manuel Martínez Sospedra, catedrático de Derecho Constitucional y docente en el grado de Ciencias Políticas de la Universidad CEU San Pablo; Rafael Castelló, sociólogo de la Universitat de València especializado en comportamiento electoral, y Juan Rodríguez Teruel, doctor en Ciencia Política y profesor en la Universitat de València. Los tres docentes coinciden en la tesis de que, aunque esta sea una situación inédita, la participación no se prevé más baja que en otra citas similares. ¿Por qué? El factor fundamental es el hecho de que las elecciones generales son percibidas por la población como los comicios más importantes y son los que más interés generan pero también hay que tener en cuenta que en esta ocasión existe un clima muy polarizado que fomenta salir a votar. Dos circunstancias que empujan mucho la movilización y que los expertos creen que influirá mucho más que el puente de San Vicente y las vacaciones escolares.

¿Pero esto significa que no tendrá ninguna repercusión la fecha elegida? No del todo. Lo que se señala es que influirá mucho menos que los otros factores mencionados. Pese a ello, la ciencia política contempla que existe un pequeño sector de la ciudadanía que por cuestiones como unas vacaciones o incluso por el buen tiempo puede descartar acudir a las urnas.

Los expertos destacan que los festivos pueden afectar pero tan sólo «en términos relativos»

El sociólogo Rafael Castelló indica que esta cuestión «afecta a los márgenes» de los diferentes bloques políticos pero siempre «en términos relativos». Castelló insiste en que se prevé «una alta participación» en las elecciones generales y esta cita «arrastrará a las autonómicas». Además, incide en que la situación política de los últimos años ha creado una ciudadanía «más comprometida».

Por su parte, el catedrático Manuel Martínez recuerda que no existe ningún precedente de campaña electoral en Semana Santa ni con el puente de San Vicente pero apunta que esto no tiene por qué afectar en exceso. Martínez destaca que una doble convocatoria como la que se dará el 28-A conllevará índices de participación más cercanos al de los comicios generales que el de los autonómicos. Los datos avalan la tesis de la importancia de las votaciones estatales y es que en 2015 la participación de los valencianos en las elecciones autonómicas de mayo (que coincidieron con las locales) fue de un 69,6% mientras que en las generales de diciembre fue de un 74,8%. En 2011 la diferencia fue de cuatro puntos y esta es una constante que se ha repetido en las convocatorias a lo largo de los años.

El profesor Juan Rodríguez Teruel ratifica la posición de sus compañeros y pronostica una participación algo mayor del 70%. Teruel expone que existen otros factores que también ayudan a anticipar una alta movilización del electorado como es el hecho de que la Comunitat sea una autonomía que se involucra más que la media estatal y por tanto la ciudadanía esté más comprometida. Además, subraya que «la posible entrada de nuevos partidos» como Vox, «la incertidumbre general» y el hecho de que esta sea la primera vez que el Consell del Botànic rinda cuentas directamente movilizará a los valencianos.

La movilización el 26-M

El adelanto electoral de las autonómicas ha dejado algo descafeinada la fecha donde estaban previstas estas votaciones, el 26 de mayo, donde se votarán los representantes europeos y municipales. Al no coincidir con las autonómicas, Teruel pronostica «una menor participación» ya que los comicios comunitarios no suelen despertar mucho interés. Este miedo a una desmovilización, que afectaría más a la izquierda por su electorado, ya han provocado avisos de dirigentes como el alcalde Joan Ribó o la socialista Sandra Gómez, que temen un mal resultado de las fuerzas progresistas en Valencia.