Podemos se plantea una asamblea exprés que elija al nuevo líder a pesar de la cita electoral

A. CERVELLERA

Valencia. La idea de mantener el congreso de Podemos para elegir el nuevo líder del partido en la Comunitat Valenciana aunque haya una repetición electoral en noviembre gana fuerza. El partido que aún lidera Antonio Estañ (aunque no se presentará a la reelección) se plantea celebrar la asamblea en octubre tal y como estaba prevista pese al recelo de algunos dirigentes de la formación morada.

Fuentes de Podemos confirman que esta es una posibilidad que ha ganado fuerza ya que consideran que aunque hayan unos nuevos comicios hay tiempo para la celebrar el cónclave y más cuando la campaña electoral durará una semana.

Sin embargo, desde la formación morada aún tienen una leve esperanza de que pueda haber un acuerdo de última hora y que Pedro Sánchez acepte un gobierno de coalición y por ello esperarán a que se confirme o no la repetición electoral para tomar la decisión final. Una vez transcurrida esta semana está previsto que se convoque una ejecutiva para cerrar el calendario definitivo.

Por el momento, son pocos movimientos de cara a la asamblea pero en el partido todos apuntan a una persona, Naiara Davó. La actual portavoz de Unidas Podemos en Les Corts ha ganado protagonismo los últimos meses y son varias las voces que piden que lidere una candidatura de consenso que evite repetir la situación vivida hace tres años en la que se presentaron tres listas (pablistas, errejonistas y afines a Estañ) que visibilizaron la división interna. Davó formaba parte del sector más cercano a Pablo Iglesias pero se ha ido acercando a la actual dirección.

No se puede descartar que pese a la buena intención se presente una candidatura alternativa. El sector pablista ya trató de situar a uno de sus máximos representantes, Pilar Lima, como portavoz en Les Corts aunque perdió la votación interna contra Davó. Además, esta familia interna se ha manifestado en contra de la actual estrategia de la dirección y la idoneidad de convocar una asamblea en un momento muy inestable en Madrid.