Podemos pisa el acelerador en el segundo día de debate en Les Corts

Antonio Estañ, portavoz de Podemos, junto a la diputada Fabiola Meco. / TXEMA RODRIGUEZ
Antonio Estañ, portavoz de Podemos, junto a la diputada Fabiola Meco. / TXEMA RODRIGUEZ

La formación morada recupera propuestas sensibles para PSPV y Compromís como la tasa turística y la del azúcar, Puerto Mediterráneo y el PAI del Grao

A. CERVELLERA

Valencia. El debate de política general afronta hoy su segunda sesión. Después de que Podemos hubiese rebajado el tono crítico respecto a la gestión del Consell las últimas semanas, la formación morada ha decidido presentar varias iniciativas que cuentan con puntos incómodos para PSPV y Compromís. Una serie de medidas sobre las que tendrán que posicionarse los partidos presentes en Les Corts y que puede llevar a que el Botànic perdiese su unidad en alguna de las votaciones.

La formación morada ha recuperado una propuesta que el año pasado ya fracturó a la izquierda y que, aunque admiten que no podrá desarrollarse esta legislatura, tiene un especial significado político, la tasa turística. En su propuesta de resolución sobre esta temática, que también contempla medidas contra la explotación laboral, Podemos apuesta por «poner en marcha estrategias que garanticen la sostenibilidad turística y permitan que tanto residentes, visitantes como agentes turísticos puedan contribuir a mejorar servicios, infraestructuras, buenas prácticas, promoción del medio ambiente y promoción turística». Un claro eufemismo del impuesto del que son conscientes todos los partidos.

La segunda propuesta polémica vuelve a referirse a un impuesto, en este caso a las bebidas azucaradas. El partido morado propone en su proposición en materia sanitaria «implantar un impuesto finalista sobre las bebidas azucaradas para dar cumplimiento a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud». Una tasa que ya se ha implantado en otros territorios y que, aunque cuenta con el visto bueno de Compromís, los socialistas rechazan de manera frontal. El dinero recaudado se destinaría a programas de salud y alimentación en su vertiente de promoción de la salud, prevención de la obesidad y de los trastornos de la conducta alimenticia, potenciando los recursos actuales dentro de la estrategia del plan de salud de la Comunitat Valenciana así como a realizar seguimiento y evaluación de las consecuencias en salud de la implantación de la tasa. El texto que recoge las medidas sanitarias también contempla derogar la ley que «ha permitido la privatización de la sanidad pública valenciana».

València en Comú califica de «noticia nefasta» la ampliación del puerto de Valencia anunciada por Puig

Otras medidas que podrán a prueba la unidad del Botànic se centran en la transición ecológica, un tema que con el sistema de retorno de envases ya tensionó al Consell y llevó a la destitución de Julià Àlvaro, secretario autonómico de medio ambiente. Además de recuperar parte del argumentario de este proyecto, en el texto se propone «acabar con el modelo de desarrollo territorial basado en PAIs (Planes de Actuación Integral ) y megaproyectos para transitar hacia un modelo de territorio y económico verdaderamente sostenible, integrador y equilibrado». Una clara referencia a desechar proyectos como Puerto Mediterráneo, que ha llevado a romper el Gobierno de izquierdas de Paterna, o el PAI del Grao, que provocó enfrentamientos entre PSPV, Compromís y Podemos en el Ayuntamiento de Valencia.

Ninguna formación quiere dar ya por seguro que exista una fractura del Botànic y esperan que antes de la votación que tendrá lugar esta tarde se pueda llegar a acuerdos a través de enmiendas transaccionales que podrían eliminar o suavizar los puntos de conflicto. Se puede dar el caso de que como las propuestas de resolución son sobre bloques temáticos, aunque los partidos estén en contra de alguna de las medidas decidan votar a favor al apoyar la mayoría del texto.

Podemos también quiso posicionarse ayer sobre medidas que anunció el presidente Ximo Puig en el debate de política general el pasado martes y expresó duramente su malestar. A través de València en Comú, la marca blanca de la formación morada en la capital de la Comuntiat, criticó duramente la ampliación del puerto de Valencia que calificó de «noticia nefasta» al considerarla «infraestructura muy contaminante que implica unos estándares de movilidad contradictorios con las ciudades del futuro». En un comunicado arremetió contra otra medida, la iniciativa para tratar de poner freno al aumento de precios del alquiler al considerar que no afronta la problemática.

Vuelve la financiación

La financiación autonómica volverá hoy al debate a través de una propuesta de PSPV y Compromís. El texto, muy similar al de otros años, incluye esta vez «rechazar el límite global del déficit del 0,1%» y promover uno del 0,3% o mayor. Un punto que se votó en el último consejo de política fiscal y financiera y que el apoyo del Consell llevó a Compromís a criticar al PSPV. Pese al descontento de los nacionalistas por incluir este apartado, la coalición confirmó que respaldará la iniciativa conjunta.

Más

Fotos

Vídeos