Podemos duda de que la Conselleria de Transparencia siga la próxima legislatura

El conseller de Transparencia, ayer, en Les Corts. / EFE / k. f.
El conseller de Transparencia, ayer, en Les Corts. / EFE / k. f.

La oposición y los podemistas reprochan a Alcaraz la precariedad con la que trabaja el consejo que dirige Ricardo García Macho

BURGUERA

valencia. Manuel Alcaraz, conseller de Transparencia, se defendió ayer con solvencia frente a las críticas que recibió de todos los grupos con representación en Les Corts excepto PSPV y Compromís, que sostienen al Consell. A pesar de la habilidad de Alcaraz, duro y afilado en sus réplicas durante la comisión de Les Corts donde expuso las líneas maestras del presupuesto de su departamento para el próximo año, a las arremetidas habituales que la conselleria recibe desde el inicio de la legislatura por parte del PP y, en menor medida pero también, de Ciudadanos, se sumó de manera notable Podemos. El partido morado dejó en el aire la duda de si la conselleria continuará como tal en la próxima legislatura. Además, la diputada podemista Fabiola Meco se sumó a los duros reproches manifestados por la oposición por el modo en que Alcaraz ha dotado de recursos al Consell de Transparencia.

El órgano de control no ha recibido hasta el actual ejercicio un soporte medianamente notable para ejercer su actividad. Este año ve incrementada su partida un 175%, lo cual se antoja tarde para un consejo que ha ido acumulando penurias en su actividad de tal modo que una de sus miembros, Isabel Lifante, tal y como adelantó LAS PROVINCIAS el pasado mes de agosto. La dimitida remitió una carta explicando su renuncia porque «tras dos años y medio de funcionamiento del Consejo de Transparencia, los medios, sobre todo, personales con los que cuenta son a todas luces insuficientes».

En cualquier caso, la carga de profundidad, de calado, contra el Consell y su actual configuración llegó de la mano de Meco cuando, al referirse a la precariedad en la que se maneja el consejo dirigido por Ricardo Garcia Macho, explicó que desde el inicio de la legislatura «lamentamos que ese organismo dependa del Ejecutivo, algo que seguirá pendiente, haya o no una Conselleria de Transparencia la próxima legislatura». Alcaraz no movió ni una ceja frente a la duda de la parlamentaria morada. La diputada podemista se manifestó así, públicamente, cercana a las tesis expresadas desde 2015 tanto por el PP como por Ciudadanos.

El PP acusa a Alcaraz de haber «estrangulado» al Consell de Transparencia para evitar su actividad

La oposición siempre ha mirado con recelo la creación de este departamento, que para el año próximo contará con cerca de 50 millones de euros de presupuesto. Desde Podemos se tiene la sensación de que la conselleria ha jugado un papel contradictorio con lo que supuestamente predica, las paredes administrativas de cristal. Meco reclamó ayer a Alcaraz más lealtad con los órganos que, de alguna manera, trabajan en la misma dirección que la conselleria, es el caso de la Agencia Antifraude y el ya mencionado Consell de Transparencia, cuyos máximos responsables llevan años de uñas con el departamento de Alcaraz.

El conseller defendió la posición de su conselleria respecto al Consell de Transparencia y dio a entender que si no ha ejecutado año a año su presupuesto es porque el consejo ha planificado su actividad de manera deficiente. En cualquier caso, Alcaraz dirigió toda su réplica por la precariedad con la que trabaja el Consell de Transparencia al diputado del PP, Víctor Soler, a quien le recordó que este organismo fue diseñado legislativamente por los populares, que no previeron ni sus necesidades económicas ni la amplitud de sus competencias. Tanto Podemos como Ciudadanos y el PP recriminaron al conseller que durante toda la legislatura haya ofrecido muy pocos medios al Consell de Transparencia, lo que Soler interpretó como un modo de «estrangularlos» para evitar que el organismo fiscalizase con profundidad el día a día de la Generalitat en la actual legislatura.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos