Podemos, contrario a ceder la gestión del puerto de Dénia a la empresa que fichó a Orengo

Mónica Oltra, Ximo Puig y Antonio Estañ. / EFE
Mónica Oltra, Ximo Puig y Antonio Estañ. / EFE

Estañ quiere reformar la ley de acompañamiento de los presupuestos en el trámite parlamentario porque considera que cuestiones como estas «no gustan»

A. CERVELLERA

Valencia. Podemos ha sido un partido que siempre ha apostado por la regeneración democrática y el fin de las puertas giratorias y, por ello, nunca le terminó de gustar que José Manuel Orengo, exasesor del presidente Ximo Puig y exdirigente de peso del PSPV, fichara por la naviera Baleària un mes después de dejar el Palau de la Generalitat. Pero aún peor le sentó al partido morado que en la ley de acompañamiento de los presupuestos se abriese la puerta a facilitar que puertos como el de Dénia puedan constituirse como entidades autónomas y ser gestionados por empresas como Baleària. Por ello, desde Podemos quieren enmendar esta norma para que no haya ninguna sospecha de trato de favor.

Antonio Estañ, secretario general de Podemos, aseguró ayer, tras la reunión de la Ejecutiva del partido, que hay cuestiones de la ley de acompañamiento «que no gustan». Estañ no quiso citar directamente a Baleària pero desde Podemos se confirmó que se hacía referencia a esta naviera. «En caso de detectar cualquier partida o cuestión que no esté clara, haremos la enmienda pertinente» destacó el líder de Podemos en una clara referencia al artículo 55 de la sección tercera de la ley de acompañamiento, que quiere reformar la actual legislación para facilitar el trámite para la declaración de puertos autónomos. La modificación de esta norma deberá abordarse durante el trámite parlamentario de los presupuesto que arranca estos días en Les Corts y sobre el que los diferentes partidos pueden poner encima de la mesa sus propuestas y sacarlas adelante siempre que logren el respaldo necesario. En este punto, Podemos podría apoyarse tanto en sus socios de PSPV y Compromís como en Ciudadanos y el PP.

Orengo es un conocido objetivo de las críticas de la formación morada. El partido ya arremetió contra el que fuera alcalde de Gandia cuando se vio salpicado por el presunto caso de financiación irregular del PSPV. El entonces asesor de Puig se aferró a su cargo cuando saltó el escándalo mientras Podemos no paraba de insistir (sin conseguirlo) que dimitiera.

Estañ también aprovechó su comparecencia para poner en duda el aumento de los fondos destinados a las subvenciones a dedo. «Vamos a estar muy vigilantes, especialmente con todo lo que supongan las partidas nominativas» remarcó el secretario general, que consideró que este tipo de ayudas que no cuentan con ningún tipo de concurso público no son una buena idea y menos de cara a las elecciones autonómicas que tendrán lugar en mayo de 2019. «Como poco, siempre tenemos que analizarlas porque no es una forma que nos gusta», agregó Estañ, antes de precisar que, por ejemplo, han observado este aumento en la dotación de Presidencia y que concretarán otros ámbitos a lo largo de la semana. Además, Podemos también volverá a introducir en el debate parlamentario apuestas clásicas como la tasa turística, que en principio no cuenta con el respaldo suficiente para salir adelante.

Tras las críticas hubo tiempo también para evidenciar logros en los presupuestos que Podemos ha pactado con PSPV y Compromís y que, como destacó Estañ, han aumentado el gasto social para acercarse a la media del resto de comunidades autónomas. La encargada de exhibir los avances fue Rocío Segura, secretaria de políticas públicas, que indicó que se han conseguido importantes avances como la ampliación del copago farmacéutico o la ampliación del parque publico de vivienda, así como «cuestiones de pymes para mejorar todo el tejido económico».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos