El PP creará una comisión de investigación en el Senado sobre la tesis de Sánchez

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. /EP
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / EP

El principal partido de la oposición pretende forzar así la comparecencia que el presiente del Gobierno les niega

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

 El PP insiste en hacer oposición con la tesis del presidente del Gobierno. Incluso registró el jueves, a última hora, una petición para que el Senado abra una comisión de investigación sobre el asunto. El portavoz del partido en la Cámara alta, Ignacio Cosidó, ya había anunciado esa posibilidad el pasado martes, después de que los socialistas advirtieran de que Pedro Sánchez no tenía la más mínima intención de comparecer ante el pleno, como había acordado la Junta de Portavoces de la institución en la que los populares tienen mayoría absoluta, a fin de aclarar las dudas que puedan sobrevolar sobre la autoría y la originalidad del trabajo que le valió el título de doctor en Economía 'cum laude' por la Universidad Camilo José Cela. La amenaza se ha cumplido antes de lo previsto.

Cosidó había dado a entender que daría un margen prudencial al jefe del Ejecutivo para que «recapacitara». Finalmente, ha preferido aumentar la presión sobre el Gobierno sin más demora. Entre otras cosas porque, aunque Sánchez asumió en público hace semanas que tendría que rentir cuentas ante el pleno, el mismo martes se desdijo de manera rotunda. «Este Gobierno lo que va a hacer es prestigiar las instituciones, si otros están en tratar de instrumentalizarlas y en seguir reduciendo su prestigio, será su responsabilidad», alegó tras acusar a los populares de enfangar la vida política.

La creación de comisión de investigación le complica las cosas porque es obligado comparecer ante ella si se es requerido y no hacerlo tiene consecuencias penales. En el caso de funcionarios públicos o autoridades hasta puede conllevar la suspensión de empleo o cargo público por entre seis meses y dos años.

Los socialistas recuerdan aun así que el Tribunal Supremo archivó una denuncia contra la exministra de Empleo del PP, Fátima Báñez, por no comparecer ante la comisión que investigaba irregularidades en cursos de formación de Andalucía en el Parlamento andaluz. Bañez se escudó en un informe del Consejo de Estado para alegar que la cámara autonómica no tenía competencias para controla al Gobierno de la nación o las autoridades y funcionarios a su servicio y el alto tribunal consideró que no había indicios suficientes de la comisión de un delito de desobediencia porque la ministra no se limitó a ignorar el requerimiento parlametnario sino que contestó «expresamente» desgranando las razones por las que consdieraba que no tenía obligación de atenderlo.

En la Moncloa justifican la negativa de Sánchez de someterse a un pleno monográfico sobre su tesis en que no hay precedentes de comparecencias «específicas» de presidentes ni regulación concreta en el reglamento de la Cámara alta que obligue a ello. Eso en lo jurídico. En lo politico, insisten en que el PP ha entrado en una dinámica extremista de ataques 'ad hominem' que erosiona las instituciones. «Este Gobierno no acudirá ni de la solapa ni de las orejas ni a rastras al lodazal en que el PP quiere convertir esta casa», argumentó el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, esta semana. Decir 'no' a hablar ante la comisión, sin embargo, será más difícil

La petición registrada y dirigida a la mesa del Senado por el PP y la senadora Rosa Domínguez de Posada, miembro de Foro de Ciudadanos, dentro del grupo mixto, pretende la creación de una comisión sobre la elaboración y autoría de la tesis doctoral «Innovaciones de la diplomacia económica española: análisis del sector público (2000-2012)», firmada y leída por Sánchez.

Los senadores la piden porque sostienen que «son muchas las irregularidades detectadas» en el trabajo académico de Sánchez, quien -afirman- «llegó a copiar párrafos enteros de informes del Ministerio de Industria, realizando algunos retoques, como sustituir o cambiar el orden de una o dos palabras, disimulando de esta manera su autoría».

Además, aseguran que plagió en su tesis artículos de dos profesores universitarios que trabajan para la Oficina Económica del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

También consideran que plagió un artículo publicado cinco años antes, en 2007, por dos profesores de la Universidad Carlos III.

La composición del Tribunal, también entienden los populares, que fue irregular porque sólo tres de los cinco evaluadores tenían un número «razonable» de artículos académicos publicados, pero en materias distintas a la diplomacia económica. «Los otros dos -añaden- carecían prácticamente de artículos académicos, lo que les invalidaría para formar parte del mismo».

Los senadores recuerdan, además, a lo que -sostienen- dijo Sánchez el pasado 1 de junio en el Congreso de los Diputados: que en los gobiernos europeos, como por ejemplo en el de Alemania, habían dimitido personas con responsabilidades ministeriales, a las que habían descubierto que habían plagiado una tesis.

Y aluden a que así lo hizo el político Karl-Theodor zu Guttenberg, quien dejó la cartera de Defensa en 2011 tras admitir haber copiado parte de su tesis.

Por eso proponen la creación de la comisión de investigación, y ante la «negativa» de Sánchez a comparecer en el Parlamento y ante «la gravedad que supone que el presidente del Gobierno esté en entredicho por no aclarar un posible fraude».

 

Fotos

Vídeos