Los periodistas catalanes protestan contra las agresiones que sufren en las manifestaciones

Protesta de los periodstas en Barcelona./@raulmorenom
Protesta de los periodstas en Barcelona. / @raulmorenom

Los informadores exigen a la clase política catalana mayor contundencia en la condena de las agresiones

CRISTIAN REINO

Los periodistas catalanes dicen basta a las agresiones. El acoso, coacción y agresión que sufrió la semana pasada la periodista Laila Jiménez en una manifestación independentista con motivo de la celebración del segundo aniversario del 1-O, ha sido la gota que ha colmado el vaso para los informadores catalanes. Esta mañana, han protagonizado una protesta en la Cámara catalana. Medio centenar de periodistas, cámaras, fotógrafos y reporteros se han concentrado en el interior del Parlamento catalán para denunciar las «agresiones» a los que se ven sometidos en manifestaciones y actos políticos de uno y otro signo.

«Ante los repetidos episodios de agresiones y vejaciones en manifestaciones, concentraciones y actos de carácter político en los últimos meses, y teniendo en cuenta que se prevén más movilizaciones en las próximas semanas», el Colectivo Ciutadella, que agrupa a la asociación de periodistas parlamentarios de Cataluña, ha organizado una simbólica acción coincidiendo con el inicio del pleno de este miércoles. «Queremos reclamar la libertad de prensa y de expresión que se nos intenta limitar a la hora de ejercer nuestra profesión, reivindicar el papel de la prensa en cualquier sociedad democrática, y exigir a la clase política más contundencia en la condena de los ataques a la prensa y medidas de protección para los profesionales», según reclaman los informadores. El presidente de la Generalitat, Quim Torra; el presidente del Parlament, Roger Torrent, y los portavoces de todos los grupos de la Cámara catalana se han acercado a la sentada para interesarse por la situación de los periodistas.

La concentración de los informadores catalanes se ha producido un día después de que se hiciera público el último informe de Reporteros sin Fronteras que en los últimos dos años ha contabilizado medio centenar de agresiones a periodistas que trabajan en Cataluña. «Constatamos que la intensidad de los ataques a la prensa va 'in crescendo'. De las consignas coreadas y las increpaciones, hemos pasado a los insultos, el acoso y el hostigamiento y, finalmente, a la agresión física. Es un patrón que siempre se repite en las espirales de odio al periodista«, según la ONG, que considera que Cataluña se está convirtiendo en «terreno peligroso» para informar.