Camps se suma a una cena de históricos del PP distanciados con Bonig

Camps, junto a Mercedes Alonso e Isabel Bonig en un acto de partido./J. Signes
Camps, junto a Mercedes Alonso e Isabel Bonig en un acto de partido. / J. Signes

Pedro Agramunt organiza junto a otros militantes un eventoen el que esperan la asistencia de más un centenar de personas

HÉCTOR ESTEBANValencia

El 'leitmotiv' de la cena convocada para el viernes por la noche por un grupo de veteranos dirigentes y militantes del PP valenciano no es otro que reivindicar el modelo de partido de las grandes mayorías absolutas en la Comunitat, según aseguran los organizadores. Visto el argumento desde otra perspectiva el cónclave se entiende como una reunión de militantes en desacuerdo con el rumbo impuesto por la actual dirección regional del partido, encabezada por Isabel Bonig y con la alicantina Eva Ortiz como persona de máxima confianza.

En un conocido restaurante de Alboraya el objetivo es reunir a más de un centenar de militantes en lo que se quiere trasladar como un encuentro de amigos. Hay confirmados asistentes de las tres provincias aunque en su mayoría serán de Valencia.

Uno de los organizadores es el histórico dirigente y exsenador Pedro Agramunt. De hecho, al llamar al restaurante para asistir al evento, el local remite la petición al que fuera presidente del partido a principios de los noventa. Agramunt no disimula su participación en la organización de este evento aunque matiza que él no es el único sino que hay un grupo amplio y variado de referentes del partido en distintas épocas que estarán el próximo viernes en una cita que ha generado expectación en las filas populares. Especialmente ahora cuando los resultados electorales todavía están tiernos y han sido los peores en muchas décadas, con el añadido del silencio de la líder del partido, Isabel Bonig, que desde el varapalo en las urnas no ha asumido con la fuerza necesaria el papel de portavoz de la oposición.

La cena del viernes es fruto de otras reuniones en 'petit comité' que se han desarrollado en las últimas semanas y que han desembocado en un acto que como mínimo hará ruido en el seno de un partido donde las diferencias se palpan a flor de piel. Uno de los que estará presente será el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, que ayer confirmó a este periódico su asistencia al acto para participar en una reunión de viejos compañeros de partido y amigos. Camps no tiene intención de intervenir aunque el desarrollo de la velada puede desembocar en que coja el micrófono para decir unas palabras ante sus compañeros de partido. De hecho, Pedro Agramunt, principal protagonista en la organización del evento, se ha mostrado recientemente muy crítico con la posición de perfil de la dirección del partido después de que la justicia archivara todas las investigaciones abiertas sobre la gestión del Consell de Camps en relación a la organización del gran premio de Fórmula 1 en Valencia. Además, todavía colea el trato recibido por la exalcaldesa Rita Barberá de parte de la actual dirección durante los momentos más duros a nivel político y personal de una de las principales referentes del PPCV en la Comunitat y a nivel nacional.

Agramunt ha ostentado diversos cargos de relevancia en el PP. Ha sido senador durante varias legislaturas además de diputado en el Congreso y en Les Corts Valencianes. También fue presidente del grupo popular europeo en el Consejo de Europa y tuvo que dejar la Asamblea al hallarse sospechas de corrupción que incluyeron posibles donaciones de Azerbaiyán para suavizar las críticas a su violación de los Derechos Humanos. Agramunt siempre defendió su inocencia y asegura que todo es fruto de una maniobra orquestada contra su persona.

A la cena también han confirmado su presencia el eurodiputado José Manuel García-Margallo, que siempre se ha caracterizado por dar su opinión sin rodeos respecto a la situación del partido. Su intervención hace unos años en la cena de apertura de curso en Elche con Alberto Fabra como máximo referente del partido todavía se recuerda entre la familia popular. También estará Marisol Linares desde la provincia de Castellón, una exdirigente que estuvo muchos años en la bancada del PP en Les Corts, con poder en Castellón y referente del fabrismo.

En un principio, según las fuentes consultadas de la organización de la cena, la intención era reunir a unas ochenta personas aunque aseguran que las previsiones se han desbordado y superarán el centenar. Los convocantes defienden que el objetivo es reivindicar al PP de las grandes mayorías absolutas en la Comunitat Valenciana al tiempo que quieren remarcar su preocupación por lo que están pasando en la actualidad en el seno del partido. Los críticos no comparten el método de trabajo de Isabel Bonig, a la que acusan de no haber defendido ni la historia ni el patrimonio del Partido Popular valenciano.

En la cena no habrá una mesa presidencial y la idea es que el militante que quiera tomar la palabra lo haga para dar su visión de lo pasa en el PP regional. Hay expectación por la posible intervención de aquellos veteranos del partido que han ostentado cargos de responsabilidad y se esperan palabras por parte de García-Margallo y Francisco Camps.

A pesar de que hay movimiento por parte de los críticos contra le gestión de Isabel Bonig y de Eva Ortiz, no todas las voces contrarias a la actual dirección consideran que exhibir el malestar con una cena sea una posición acertada. Las mismas fuentes apuntan que lo más recomendable es dejar que todo siga su curso y que desde Madrid se tutelen los pasos a seguir con los mecanismos que articula el partido. Una sensación pública de división no favorece, según las mismas fuentes, a la resurrección de un partido que ha obtenido uno de los resultados más dolorosos en la Comunitat.

Noticias de Política