Vox opta por suprimir las primarias para evitar «arribistas» en sus listas

Vox opta por suprimir las primarias para evitar «arribistas» en sus listas

La decisión deberá ser refrendada en la asamblea general y se espera frenar así la confrontación interna en ciudades como Valencia

A. C.

Las primarias en Vox han durado poco. La dirección de la formación liderada por Santiago Abascal ha decidido proponer a la militancia que este proceso interno sea suprimido de cara a las elecciones generales, autonómicas, locales y europeas.

La reforma de los estatutos del partido establece que sean las direcciones provinciales y la estatal (el partido no cuenta con estructura autonómica al abogar por un estado centralizado) las que designen a los diferentes candidatos. Esta decisión tendrá que ser refrendada en la asamblea general que tendrá lugar el próximo 23 de febrero y todo parece indicar que saldrá adelante.

El éxito de Vox en las elecciones andaluzas y las buenas perspectivas electorales de cara a las diferentes votaciones de abril y mayo han propiciado una avalancha de afiliaciones que ha desbordado a la formación. El partido tenía miedo de que se le colasen en las listas lo que denominan «arribistas», personas que estarían únicamente interesadas en ocupar un cargo público sin tener una trayectoria en el proyecto y que podrían no defender las polémicas promesas electorales.

En el caso de Valencia, el líder provincial, José María Llanos, ya apuntó que era necesario primar la estabilidad. En la capital de la Comunitat se vivía una situación de alta tensión interna ya que un grupo de unos 200 militantes encabezados por Juan García Sentandreu, exlíder del GAV, habían reclamado la constitución de una dirección local y primarias. Esta opción nunca gustó a la cúpula regional, que veía con malos ojos la candidatura de Sentandreu, que en otras ocasiones ya había encabezado otros proyectos políticos y se afilió a Vox hace unos meses.