Oltra ignora si Montón informó al Consell de su colaboración con un lobby farmacéutico

La secretaria autonómica de Comunicación, Blanca Marín, con la vicepresidenta Oltra. / efe/biel aliño
La secretaria autonómica de Comunicación, Blanca Marín, con la vicepresidenta Oltra. / efe/biel aliño

La exconsellera consultó por ser exministra a la oficina estatal de conflicto de intereses ante una participación que la vicepresidenta considera positiva

BURGUERA

Tras sus cien días como ministra de Sanidad, Carmen Montón tuvo que comunicar a la Oficina de Conflicto de Intereses del Estado su colaboración con la fundación Fundamed, según consta en los documentos oficiales del Ministerio de Política Territorial y Función Pública. El informe remitido al Congreso de los Diputados recoge expresamente el nombre de Fundamed (fundación que forma parte de un entramado societario bajo el paraguas de una empresa matriz llamada Wecare-U Comunicación S.L. con vínculos con las principales empresas farmacéuticas a través de ingresos publicitarios y contribuciones monetarias), y no el de 'Mujeres de la Sanidad', proyecto al que Montón asegura estar vinculada. La exministra consultó a la oficina del Ministerio. Sin embargo la vicepresidenta Mónica Oltra ignoraba ayer si Montón también ha informado a la oficina de conflicto de intereses de la Comunitat, creada por el Gobierno autonómico al que perteneció durante tres años, por si su colaboración con Fundamed incurre en algun tipo de incompatibilidad, como sí hizo a nivel nacional.

«No tengo constancia de que se haya presentado ninguna comunicación», señaló Oltra, quien consideró que «tampoco» tenía una opinión formada de «si hay obligación de comunicarla porque si la actividad (de Montón) no es remunerada tampoco está claro que haya que presentarla».

«Colaborar no es trabajar, no cobro dinero de ellos», señaló el pasado jueves Montón para defender su colaboración en este foro que impulsa el talento femenino en el sector. Los patrocinadores principales de 'Mujeres de la Sanidad' son, como la propia Montón reconoce, Fundamed, Gaceta Médica (del mismo propietario que el lobby) y la empresa Marie Claire. Una puntualización que no aclaró el miércoles cuando LASPROVINCIAS se puso en contacto con ella y le preguntó si cobraba por ello. Montón se limitó a señalar que colaboraba en algunos actos o eventos y esquivó la pregunta de si era o no remunerado. El nombre de la exministra socialista figura en el listado oficial del Gobierno en el que los ex altos cargos piden autorización para cambiar de actividad y no caer en una incompatibilidad a raíz de su pasado en instituciones públicas. Por su parte, la oficina valenciana debe recibir información de los altos cargos del Consell durante los tres años posteriores a su participación en el Ejecutivo valenciano si se produce algún tipo de «modificación de sus actividades tras la declaración de actividades presentada en el momento del cese», según la ley.

«No tengo constancia de que se haya presentado ninguna comunicación», admite la portavoz

«La exministra Montón se ha dirigido a la Oficina de Conflicto de Intereses en Madrid para realizar una actividad y no hay conflicto, dice la Oficina. La ética y estética la marca ese dictamen, y por lo que parece y por lo que ha dicho Montón, no es ni remunerada. La actividad es la visibilización y el empoderamiento de las mujeres en el ámbito sanitario, que como consellera de Igualdad me parece una actividad muy importante, porque hay áreas, como la ciencia, la investigación en general y también la sanidad, donde hay una invisibilización grande de las investigadoras, científicas. Son mujeres que están invisibilizadas y me parece que es una cuestión importante», señaló ayer Oltra en defensa de la colaboración de Montón y evitando hacer consideraciones sobre si es ético y estético que la que fuera consellera de Sanidad Universal colabore con una fundación patrocinada por un lobby farmacéutico.