Oltra considera que Zaplana ni ningún otro enfermo debería estar en prisión

Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat. / EFE/Javier Lizón
Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat. / EFE/Javier Lizón

La vicepresidenta admite que el delicado estado de salud del exministro le impacta y se inclina por penas que no impliquen su estancia en Picassent

A. CERVELLERA VALENCIA.

El informe de La Fe en el que se pedía el traslado urgente de Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat, de la cárcel al hospital y avisaba de un riesgo de infección cercano al 100% debido a su deteriorado estado de salud a causa de una leucemia, no ha pasado inadvertido entre la clase política valenciana. Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell, no dudó ayer en afirmar que considera que «ninguna persona enferma» debería estar en prisión, ni tan siquiera Zaplana, que permanece en Picassent desde hace diez semanas.

Oltra, que admitió tener una opinión particular sobre el asunto, destacó que este no es un caso aislado ya que existen muchos reclusos que «no tienen la posibilidad de salir en un titular de prensa y están igual o más enfermos» que Zaplana. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consell, la también líder de Compromís afirmó sobre la pena privativa de libertad que ninguna persona enferma «pinta nada en una cárcel», argumento que no hace referencia a «una sola persona» en concreto, y no dudó en recordar que el 40 % de los reclusos del centro donde está internado el expresidente son «personas con enfermedad mental grave».

«Obviamente, a cualquiera que tenga un poco de humanidad y de sangre en las venas, cuando lee esas noticias de problemas de salud, a mí por lo menos me impacta», manifestó Oltra, que remarcó que conoce «lo que hay ahí dentro, y hay muchos, muchísimos centenares de personas que no tienen posibilidad de salir en un titular de prensa y están igual o más enfermas». Estas declaraciones de la vicepresidenta del Consell parecen confirmar que la también portavoz se inclina por otro tipo de penas que conlleven una privación de la libertad pero que no impliquen directamente la estancia en prisión a los presos enfermos.

Un informe médico de La Fe constata el riesgo de que el expresidente continúe en la cárcel

El informe de La Fe fue elaborado por Guillermo Sanz, jefe de Sección de Hematología Clínica y de la Unidad de Trasplante Hematopoyético del hospital público La Fe y profesional que trató a Zaplana en su trasplante y en el escrito se avisaba de que «un retraso de horas en su diagnóstico y tratamiento adecuado comprometería seriamente su vida». Por ello, la defensa del expresidente no ha dudado en presentar ante el juez el informe y reclamar su libertad o el arresto domiciliario.

La familia de Zaplana consideró que el expresidente «ya tendrá ocasión de defenderse de las acusaciones que se presenten contra él pero aún no ha sido juzgado y ahora, por razones puramente humanitarias, debería estar en un lugar que no ponga en peligro su vida. Es un derecho que asiste a cualquier ciudadano o ciudadana de nuestro país». Además, recordaron que otros dos informes previos ya alertaban del débil estado de salud de Zaplana y de que había sufrido una pérdida de peso importante. En ellos se recogía la gran cantidad de medicación y el estado de inmunodepresión que sufre el interno, se señalaba la falta de asepsia de la enfermería de la cárcel de Picassent, circunstancia esta que incrementa posibles infecciones del interno. De la misma forma, se apuntaba que el exministro ha tenido cuatro ingresos hospitalarios debido principalmente a la leucemia pero también a otras enfermedades menores.

Zaplana fue detenido hace ya diez semanas en el marco de la operación Erial y desde entonces permanece en la cárcel. Existen indicios, según fuentes de la investigación, de que el expresidente ha acumulado un gran patrimonio en el extranjero procedente, en parte, del cobro de comisiones. Esto le podría facilitar la huida en caso de querer eludir la acción de la Justicia y por ello se le impuso la prisión preventiva.

 

Fotos

Vídeos