La nieve caída en los últimos días reduce la sequía en buena parte de España

En solo dos meses, se puede ver una notable diferencia en la capacidad del pantano de Eiras, el que abastece a la ciudad de Vigo. Galicia es un ejemplo de lo que está sucediendo en nuestros embalses. Concretamente los gallegos han abandonado la alerta por sequía y sus pantanos incrementan las reservas de forma considerable. La cascada de Neda, en Coruña, es buena prueba de ello. Sin embargo continúa la situación de pre alerta, sobre todo en la cuenca del Miño, que está al 53% de su capacidad. Tranquilidad en el País Vasco con sus embalses al 100%. En Álava, la Cascada de Gujuli vuelve a dar el salto, a pesar de que la niebla solo deja intuirla  y no contemplarla de cerca. Las cuencas del cantábrico occidental y del Ebro recuperan un 20%. A su paso por el Pilar ha doblado su caudal en tres semanas, pero si lo comparamos con el año pasado tiene 1.000 hectómetros cúbicos menos. La nieve y las lluvias mejoran una situación que sigue siendo preocupante. El total de agua embalsada en España solo alcanza el 42%.-Redacción-