EU negocia a espaldas de Podemos su participación en el futuro Consell

Pérez Garijo y Estañ, cuando firmaron la alianza electoral para las elecciones autonómicas. / IRENE MARSILLA
Pérez Garijo y Estañ, cuando firmaron la alianza electoral para las elecciones autonómicas. / IRENE MARSILLA

PSPV y Compromís prefieren que Esquerra Unida gestione un área concreta del ejecutivo para que las leyes lleguen consensuadas a Les Corts

A. CERVELLERA / B. F.

Esquerra Unida se ha convertido en el cuarto elemento del nuevo Consell. De esta manera, tras la pasada legislatura, cuando fueron sólo dos formaciones, PSPV y Compromís, las que participaron en la gestión del ejecutivo (con el apoyo de Podemos), el número de participantes en el futuro Gobierno valenciano serán cuatro: socialistas, econacionalistas, podemistas y los miembros de Esquerra Unida. A pesar de la alianza electoral entre estos dos últimos, su presencia en el Consell no apunta a que se negocie a través de una «unidad de acción» negociadora.

Tanto PSPV como Compromís han tenido contacto con miembros de Esquerra Unida con el fin de sondear sus intenciones de incorporarse al ejecutivo, y el resultado es positivo. Fuentes socialistas y nacionalistas aseguran que, si finalmente se reservan dos consellerias para los nuevos participantes en el Gobierno de la Generalitat, una sea comandada por los podemistas y la otra por Esquerra Unida, cuya líder, Rosa Pérez Garijo, suena como posible consellera. Los contactos con la dirigente de EU por parte de destacados líderes de los socialistas valencianos no son nuevos. De hecho, de cara al adelanto electoral se le sondeó antes de que Ximo Puig, presidente de la Generalitat, tomase la decisión final de anticipar los comicios autonómicos de mayo al pasado 28 de abril. Ese tipo de tanteos continúan.

Fuentes de la formación morada aseguraron que EU está en contacto con PSPV y Compromís para tratar de asegurarse una conselleria de las dos que encabezaría la coalición de la que los podemistas son el partido mayoritario. Unas conversaciones que tienen lugar cuando ni tan siquiera se supone que han arrancado las negociaciones reales y que suceden de espaldas a Podemos, que ya formaba parte del pacto del Botánico la legislatura pasada cuando EU no obtuvo representación en Les Corts.

Los podemistas recelan de los contactos que ellos achacan a EU para asegurarse una conselleria

Esta serie de movimientos no ha sentado nada bien en la formación que lidera Antonio Estañ, que considera que son ellos los que deberían estar al frente de las dos consellerias mientras que EU debería disponer de puestos en el ejecutivo pero del segundo o tercer escalón. En el PSPV, sin embargo, entienden que sería importante que, al igual que ellos y Compromís encabezaron diversos departamentos del Gobierno valenciano y defendieron como propios la gestión de esas consellerias, EU tenga la posibilidad de hacer algo similar.

Aunque fuentes de Compromís conocedoras de los primeros sondeos previos a la negociación que arrancará tras las elecciones municipales del domingo admiten que Rosa Pérez Garijo tiene un perfil propio que podría chocar con el mestizaje actual, fuentes socialistas que participan en los primeros contactos de las negociaciones de cara a la renovación del Botánico consideran importante que EU tenga un espacio singular en el próximo Consell. Desde el PSPV se entiende muy conveniente la inclusión de Esquerra Unida en el futuro Gobierno valenciano para evitar episodios como los de la pasada legislatura, cuando las leyes provenientes del Consell, donde no estaba Podemos (incluidos los presupuestos), eran enmendadas hasta la saciedad a través de Les Corts por la formación morada para incorporar su sello. Esa participación de los podemistas en el ejecutivo a través del poder Legislativo ralentizó los procesos de cristalización de las leyes del Botánico. Con el fin de evitar una situación similar, esta vez con EU en el papel de 'enmendador', se ve con buenos ojos que participe en el Consell.

La formación morada quiere encabezar los departamentos que no ocupen PSPV y Compromís

El acuerdo que firmaron Esquerra Unida y Podemos para concurrir de forma conjunta a las elecciones autonómicas fijaba que un 70% de los cargos deberían corresponder a los morados y un 30% a sus socios, pero ahora se ha reabierto el debate sobre qué puestos debería ocupar cada uno, ya que no es lo mismo ser conseller que secretario autonómico o director general. El tira y afloja parece que no ha hecho nada más que comenzar y los movimientos de EU sin consultar a Podemos no ayudan a crear un clima de consenso, en opinión de los morados.

El objetivo de EU es estar presentes en el pleno del Consell, el máximo órgano del Gobierno donde sólo tienen un asiento los consellers. Si consiguen un puesto así la interlocución será mucho más directa y podrán tener mucha mayor influencia, además de visibilidad. El objetivo es colocar a Rosa Pérez, líder del partido y ahora diputada en Les Corts. El cargo de conseller que parece asegurado es el de Rubén Martínez Dalmau, el que fuera candidato a la presidencia de Unides Podem-Eu el 28-A, pero Podemos tratará que el otro puesto en el primer escalón también recaiga en alguien de sus filas.

Más