Muere a los 49 años Mercedes Sanchordi, la primera diputada que votó en Les Corts desde casa

Mercedes Sanchordi, en una imagen de archivo./Pau Bellido
Mercedes Sanchordi, en una imagen de archivo. / Pau Bellido

Abogada y socialista, abrió con valentía el camino para que muchos políticos concilien su vida laboral con la familiar

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

Nos negamos a admitir que la mesa ya no estará completa. De hecho, nunca habrá una ausencia. Mercedes -Merceditas como le llamaban la 'Perla' y el bueno de Camarasa- estará presente en la vida y los corazones de todos aquellos que, de vez en cuando, llenábamos aquellas comidas de amigos. Mercedes Sanchordi (49 años) tenía la virtud de ser el eje sobre el que giraban todas aquellas reuniones. Una llamada suya era suficiente para vertebrar la Comunitat. De Alicante llegaban Eduardo y Lola, amigos íntimos. Desde Castellón, su inseparable Cristina, compañera fiel y apoyo incondicional. Desde Valencia, Cristina, Pepe, María Antonia, Marta, Juanjo y un servidor. Citas en las que había tiempo y lugar para todo pero especialmente para la risa, la conversación, la anécdota y la picaresca. Gente buena.

La última cita fue antes del verano, a unos pasos de Les Corts Valencianes, donde Mercedes Sanchordi deslumbró como diputada, como nuevo valor de los socialistas valencianos, como mujer de raza, feminista, convencida y sobradamente preparada. Luego la política casi nunca es justa con los méritos y aptitudes de cada uno, pesan otras cosas, pero Mercedes Sanchordi siempre fue una diputada respetada y admirada en su bancada y entre el adversario político.

Abrió en diciembre de 2008 el camino a muchas mujeres, a la conciliación, a los derechos de las parlamentarias. Mercedes Sanchordi fue la primera diputada que votó en un pleno desde su casa en Borriol. Se acogió a su derecho a poder participar en los debates de Les Corts desde el salón de su hogar, que se convirtió en una parte del hemiciclo junto a la sillita de su hijo Adrià, un bebé ajeno a la que había montada en un hogar tomado por los medios de comunicación para dar fe de un momento histórico.

Sanchordi, con aquel gesto, derribó de un portazo prácticas anticuadas, defendió los derechos de la mujer diputada y allanó el camino para que otras muchas madres y padres puedan disfrutar de sus hijos y cumplir con su deber como parlamentarios.

Abogada de formación y de izquierdas por convicción. Enamorada de Burriana, su tierra, por la que trabajó desde el Ayuntamiento. Alegre y vivaracha. Valiente y dispuesta. Con las fuerzas necesarias para plantar cara a la enfermedad, optimista en cada revés y serena para asumir el final del camino. Sanchordi se fue ayer al mediodía, en un día triste. Se va Mercedes pero se queda Adrià, la fuerza del hijo, un fan incondicional de Star Wars. Y como dice Luke Skywalker: «Nadie se va nunca del todo»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos