Morera exigirá a los grupos las facturas de sus gastos antes del 31 de marzo

El presidente de Les Corts, Enric Morera, durante un pleno. / efe
El presidente de Les Corts, Enric Morera, durante un pleno. / efe

El Parlamento convocará la comisión de Gobierno Interior la semana que viene y el presidente quiere saber en qué se han gastado los tres millones en ayudas recibidas en 2018

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

El presidente de Les Corts, Enric Morera, quiere las facturas de los gastos de los grupos parlamentarios en su mesa antes del 31 de marzo. Así lo expresó en la última Mesa y Junta de Síndics, y no quiso atender a aquellos que propusieron que la contabilidad llegara al órgano rector de la Cámara en el mes de agosto, una vez iniciada ya la nueva legislatura.

Uno de los grandes misterios de Les Corts es en qué gastan los partidos políticos las millonarias ayudas que reciben cada ejercicio. Un reparto anual de más de 3,4 millones de euros que se justifica en un difuso modelo de contabilidad aprobado por Les Corts. Una práctica que el presidente no desea que se repita y ya ha comunicado a los grupos que quiere que las cuentas de 2018 se presenten al detalle y apoyadas en una relación de facturas.

La intención es convocar para la semana que viene la comisión de Gobierno Interior, el órgano de deliberación privada en el que los grupos parlamentarios cuecen, entre otras cosas, sus reglas de funcionamiento. La actual normativa interna de Les Corts no exige el detalle en la justificación de los gastos, pero Morera se basa en dos argumentos clave para pedirles a los grupos una relación detallada de su gestión.

Presidencia de Les Corts asegura que tiene el aval del Tribunal de Cuentas para pedir los justificantes

El primero se aporta desde la casa con el informe anual de la Sindicatura de Comptes. El órgano, que depende del Parlamento valenciano, incide cada año en la necesidad de ampliar los niveles de transparencia respecto a las subvenciones millonarias que reciben cada legislatura los grupos políticos con representación en la Cámara. La petición, por ahora, no ha tenido ningún efecto y los servicios jurídicos de la Cámara siempre defienden que el modelo de justificación de cuentas que existe es el que se aprobó por Les Corts. Morera, en cambio, cree que pese a existir una plantilla establecida el gasto queda reducido a unos apartados muy generales y lo que el Parlamento debe hacer es dar respuesta a la recomendación que todos los años hace el órgano fiscalizador de las cuentas de las instituciones y entes públicos de la Comunitat Valenciana.

Además, hay una segunda razón apuntada desde la presidencia de la Cámara autonómica que tiene como protagonista al Tribunal de Cuentas. En los últimos días se ha efectuado una consulta verbal al órgano fiscalizador del Estado sobre los pagos realizados por el PP con el dinero de las subvenciones y si el destino de las ayudas entra dentro de la legalidad. Desde el Tribunal, al margen de esta cuestión, se ha contestado que la Mesa de Les Corts tiene que disponer de las facturas, una razón de peso para exigir a los grupos parlamentarios la justificación al detalle de todos los gastos.

Subvención mensual

83.490
euros es la aportación que recibe el Partido Popular como el grupo más numeroso de Les Corts.
66.459
euros es la mensualidad que perciben los socialistas como segunda fuerza de la Cámara.
56.727
euros es el ingreso que va de Les Corts a las arcas del grupo que lidera Mónica Oltra.
39.696
euros es la cantidad que recibió Podemos al mes durante el ejercicio de 2018.
32.397
euros para Ciudadanos, el grupo que menos recibe tras la salida de varios diputados.

La intención del Parlamento valenciano, según las fuentes consultadas, en ningún caso es la de fiscalizar las cuentas de los grupos porque consideran que ya hay órganos, como el propio Tribunal de Cuentas o la Sindicatura de Comptes encargados de desarrollar esta función, pero sí que existe la necesidad de saber a qué se destina un dinero que tiene unos objetivos muy concretos, que no es otro que cubrir los gastos del grupo parlamentario, y que está regulado por la normativa de la Cámara regional.

Desde presidencia de Les Corts siempre se manifiesta que uno de los objetivos sería llegar al nivel de transparencia de la Asamblea de la Región de Murcia, que realiza una auditoría interna que fiscaliza hasta el último euro gastado por los partidos con el dinero de la Cámara.

Morera no quiere fiscalizar las cuentas pero sí saber a qué se destina la subvención aportada

En los grupos no existe unanimidad sobre cómo aumentar la transparencia y las posiciones son muy dispares. Los dos mayoritarios defienden que ya entregan su contabilidad al Tribunal de Cuentas y el resto expresa un grado de claridad diferente. El problema está en si todos guardan las facturas de unos gastos que en muchas ocasiones no se ajustan a la normativa marcada por Les Corts.

Sindicatura de Greuges

Hasta la Sindicatura de Greuges reclamó en su día la necesidad de que los grupos parlamentarios justifiquen con más precisión el gasto de las subvenciones recibidas, que se acerca a los 14 millones de euros en toda la legislatura.

Los únicos diputados que tienen que justificar hasta el uso del aparcamiento son los considerados como no adscritos, los que dejaron sus grupos a lo largo de la legislatura. El objetivo de Morera es conseguir que antes de que finalice su mandato los grupos rindan cuentas y las aportaciones recibidas durante las mensualidades de 2019 ya queden para la próxima legislatura.