Montero, como Montoro

María Jesús Montero, ministra de Hacienda. / EFE/Juan Carlos Hidalgo
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. / EFE/Juan Carlos Hidalgo

Puig asegura que el FLA está tardando en llegar lo mismo que otros años pero reclama que los recursos se transfieran «lo más rápidamente posible» El Gobierno de Sánchez retiene fondos para la Comunitat igual que el de Rajoy

A. CERVELLERA VALENCIA.

La diferencia entre Montoro y Montero es de sólo una letra pero el optimismo hacía pensar que iba a conllevar muchos cambios a nivel político. O no. Cristóbal Montoro fue el ministro de Hacienda durante el Gobierno de Mariano Rajoy mientras que María Jesús Montero es la actual representante del departamento en el Ejecutivo socialistas que lidera Pedro Sánchez y en muchas ocasiones los dos dirigentes han terminado actuando de forma muy similar respecto a importantes asuntos que afectan a la Comunitat. El principal escollo al que se ha enfrentado el Consell estas últimas semanas es el retraso de las transferencias del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y es que la ministra socialista parece haber heredado las tradiciones de su antecesor.

Tal y como adelantó este diario, el Gobierno central comprometió a finales de enero 3.138 millones para la Comunitat como consecuencia del primer trimestre del FLA. Pero esta cantidad no ha llegado aún y todo parece indicar que se apurarán los plazos para realizarlo pocos días antes de las elecciones generales y autonómicas del próximo 28 de abril. Unos tiempos muy similares a los que caracterizaban a Montoro y es que en 2016, 2017 y 2018 no fue hasta mayo, coincidiendo con la aprobación del plan de ajuste, cuando llegó esta inversión a la Comunitat.

Lo que sí que ha implicado el cambio de Montero respecto a Montoro es la reacción de los socialistas valencianos. En los ejercicios en los que el PP estaba en la Moncloa eran muy comunes los reproches y, por ejemplo, el 22 de marzo de 2017, el conseller de Hacienda Vicent Soler ya reclamaba al ministerio de Hacienda que llegase el FLA extraordinario y señalaba que el retraso afectaba al periodo medio de pago de proveedores. Por su parte, Ximo Puig, presidente de la Generalitat, también recurrió en varias ocasiones a esta argumentación y no dudaba en criticar que Montoro retenía el dinero de los valencianos.

Estas palabras de Puig de hace meses contrastaron con las de ayer ya que se limitó a indicar que el FLA «no está tardando más que otros años en llegar a la Comunitat» aunque exigió que estos recursos lleguen «lo más rápidamente posible». En declaraciones a los periodistas antes de reunirse con Salvador Navarro, presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Puig destacó que este mecanismo de financiación «ha llegado todos los años en el mes de mayo o junio».

Pero el cambio de posición no lo han adoptado sus socios de Compromís, que achacan el retraso de sus pagos pendientes en consellerias como la de Igualdad y Políticas Inclusivas al FLA. Sus dirigentes no dudaron en señalar que no respaldaron a Sánchez en una moción de censura «para que las cosas siguieran igual». De hecho, hasta la misma Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat y candidata de Compromís, reclamó los fondos. Unas palabras que no gustaron nada al delegado de Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, que replicó que el Ministerio de Hacienda «siempre ha sido muy proclive a facilitar» liquidez al Gobierno valenciano y «lo seguirá haciendo». El cruce de declaraciones no terminó aquí y el cabeza de lista por Alicante al Congreso de Compromís, Ignasi Candela, quiso recordar a Fulgencio que «sigue siendo delegado del Gobierno y como tal, debería guardar el respeto institucional que merece su cargo».

Por su parte, desde la Generalitat quisieron matizar las palabras de Oltra. Fuentes del Consell indicaron que en el primer trimestre de 2019 se han invertido 100 millones en gastos de Igualdad, la mayor cantidad en los últimos años. Del mismo modo, rectificaron el argumentario que apuntaba al Gobierno central como responsable de que no se pudieran hacer determinados pagos a entidades sin ánimo de lucro y señalaron a Clara Ferrando, ex secretaria autonómica de Hacienda, como artífice de este polémico cambio.