Nuevo Botánico

El mestizaje a tres aumentará los altos cargos del nuevo Consell

Dalmau, Puig y Oltra, el jueves en Les Corts/Efe
Dalmau, Puig y Oltra, el jueves en Les Corts / Efe

Todas las consellerias podrían elevar su segundo escalón para intercalar cargos de los tres partidos

Marta Hortelano
MARTA HORTELANO

Los tres partidos que conformarán el nuevo Consell del Botánico cierran a contrarreloj el diseño de la nueva Generalitat que, con toda probabilidad se publicará el próximo lunes en el Diario Oficial de la Generalitat (DOGV) mediante el correspondiente de estructura. Desde el jueves, los responsables de conformar la llamada arquitectura institucional han mantenido numerosas reuniones para finiquitar el organigrama de las consellerias y sus segundos escalones. Es decir, el número de secretarías autonómicas y direcciones generales que armarán el esqueleto de altos cargos del Gobierno.

La principal novedad en esta fase de la negociación es que las reuniones se están manteniendo a dos bandas y no a tres, a pesar de que ese es el número de partidos que formarán parte del mestizaje. Los socialistas están cerrando en encuentros bilaterales con Compromís y en otros con Podemos, tanto el número de secretarías autonómicas como de direcciones generales. Las fuentes consultadas aseguran que el número será «sensiblemente superior que en la anterior legislatura».

En la actualidad hay 22 secretarías autonómicas y 62 direcciones generales, coordinadas por la Presidencia, la vicepresidencia y ocho consellerias. El nuevo Gobierno tendrá doce áreas repartidas entre el presidente, dos vicepresidentes y nueve consellerias. Se crean, por tanto, dos nuevas unidades administrativas que tendrán que ser dotadas: Vivienda y Universidades e Innovación y otras tantas que tendrán que ser reforzadas porque ganan competencias. Así que no habrá otro remedio que engrosar el segundo escalón administrativo para poder dar cabida al nuevo mestizaje a tres.

Las fuentes consultadas aseguran que en las dos nuevas consellerias habrá dos secretarías autonómicas en cada una y cuatro direcciones generales más. Aunque en algunos dibujos, existiría hasta una tercera. El reparto a tres bandas obligará a aumentar la estructura para poder encajar a PSPV, Compromís y Podemos en un mestizaje que las mismas fuentes aseguran que será igual, pero dividido en dos mitades: una par PSPV y otra compartida para los otros dos socios.

Infraestructuras e Innovación buscan titular

En la actualidad, había consellerias con una sola secretaría autonómica como Justicia, Sanidad, Transparencia y Obras Públicas. Todas ellas doblarán ya que el departamento de Gabriela Bravo tiene previsto asumir la Agencia de Respuesta a las Emergencias, Sanidad podría tener un departamento centrado en las listas de espera, Transparencia tendrá Memoria democrática y Obras Públicas también podría contar con dos segundos espadas. La mencionada área de Infraestructuras ha sumado al actual jefe de gabinete del presidente, Arcadi España, a la terna de nombres que suenan para dirigirla, con la actual secretaria autonómica de Economía, Blanca Marín, a la cabeza. Bien visto entre el empresariado, España sólo tendría opciones si en Innovación el fichaje estrella de Puig es mujer.

Presidencia es precisamente otra de las áreas que puede variar su organigrama, ya que podría asumir Patrimonio Cultural y cambiar Comunicación por Relaciones Institucionales.