La mayoría de parlamentos regionales obliga a fichar a todos los funcionarios

Un funcionario de Les Corts retira una camiseta de la tribuna del hemiciclo valenciano. / txema rodríguez
Un funcionario de Les Corts retira una camiseta de la tribuna del hemiciclo valenciano. / txema rodríguez

La propuesta en Les Corts para controlar las horas extra y las ausencias es aplicar la huella dactilar o una tarjeta electrónica

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

Les Corts Valencianes es de los pocos parlamentos autonómicos que no controla mediante un sistema automatizado la jornada laboral de sus funcionarios. El informe elaborado por el letrado Juan Antonio Martínez Corral es demoledor y recomienda la aplicación inmediata de un sistema que contabilice el horario de trabajo y refleje las ausencias, especialmente las no justificadas. Ahora es el cuerpo de letrados y los jefes de área los que controlan las horas extra de los funcionarios de Les Corts. En el presupuesto anual hay una partida de 140.000 euros para abonar las extraordinarias.

Varias de las cámaras regionales españolas controlan el horario de trabajo de sus empleados con un sistema que permite cuantificar con exactitud la jornada de cada funcionario. La huella digital y la tarjeta son las fórmulas más escogidas en los distintos parlamentos autonómicos. En total, hay diez asambleas regionales que aplican un sistema informatizado para que los funcionarios cumplan de la misma manera que desde el pasado domingo se obliga a cualquier empleado de una empresa privada.

En el Parlamento de Andalucía el control se realiza a través de una tarjeta personal y un reloj de control, que se utilizan tanto a la entrada como a la salida. En Cataluña, cada trabajador dispone de una ficha magnética que pasa por unos dispositivos de recogida de marcajes instalados cerca de las puertas y en la entrada del bar restaurante. En la Asamblea de Madrid el control se realiza con una tarjeta que se activa con los dispositivos que hay en las distintas puertas de acceso.

El Parlament catalán controla hasta la entrada y salida de los diputados del bar-restaurante

Uno de los parlamentos que utiliza la huella digital es el de Cantabria, de la misma manera que se realiza en el de Castilla-La Mancha. La fórmula de la huella también es la elegida para verificar el horario de los funcionarios de la Asamblea Regional de Murcia. En Galicia, los trabajadores de la Cámara autonómica utilizan una tarjeta para fichar las entradas y las salidas en los dispositivos que hay en la puerta principal y en el garaje. Estos dispositivos están programados para poder registrar las principales incidencias como pueden ser la salida para ir al médico, asistir a un examen o acompañar a un familiar. Además, la aplicación se puede consultar desde una intranet, donde cada empleado de la Cámara gallega puede ver sus fichajes y las posibles incidencias.

En Asturias también se ha optado por la tarjeta, de la misma manera que en el Parlamento de Navarra, donde se controla hasta el horario de los jefes de servicio.

En el Parlament de las Islas Baleares disponen de un sistema de huella digital que gestiona una empresa que permite examinar toda la información respecto a las horas hechas, los días de permiso y vacaciones. Todo se gestiona a través del portal del empleado.

Al igual que Les Corts Valencianes, que no cuenta con un sistema automatizado, el Congreso y el Senado tampoco han instalado un dispositivo que permita controlar la jornada laboral de sus empleados. Además, tampoco tiene previsto ponerlo en marcha. Uno de los objetivos de la nueva legislatura en Les Corts es regularizar el control sobre la jornada de los funcionarios para ajustar el pago de las horas extra, que se multiplica en la época de la tramitación presupuestaria.