La manifestación de la Diada eleva la división en el independentismo catalán

Manifestación de la Diada del año pasado./AFP
Manifestación de la Diada del año pasado. / AFP

Dirigentes de Esquerra se autoexcluyen del «aquelarre purificador contra los traidores» organizado por una «pandilla de exaltados»

CRISTIAN REINOBarcelona

La Asamblea Nacional Catalana y Ómnium Cultural han llamado esta mañana a la unidad, ante el temor de que la parroquia independentista se desmovilice ante las dos próximas citas que están señaladas en rojo en el calendario: la manifestación de la Diada, el 11 de septiembre, y la respuesta de la sentencia del Supremo contra los líderes del 'procés' que se prevé entre septiembre y octubre y que también incluirá movilizaciones.

La ANC apela a la unidad del independentismo para que todos vayan a una tanto en la respuesta a la sentencia como en la hoja de ruta para alcanzar la independencia, pero en cambio la plataforma de la sociedad civil ha elevado la tensión entre el secesionismo civil y el institucional al no invitar este año a los partidos políticos a la zona VIP de la manifestación ni a la cabecera de la misma. Llueve sobre mojado, después de que la ANC promoviera días atrás manifestaciones frente a las sedes de JxCat y ERC o lleve meses apretando a Quim Torra para que haga efectiva la República.

La presidenta de la ANC, Eliseanda Paluzie, ha negado que se trate de una «exclusión» a los partidos y a su juicio la decisión de no invitarles a la zona VIP se ha adoptado para dar más protagonismo a la sociedad civil. Exconsejeros de la Generalitat de Esquerra en anteriores gobiernos, en cambio, ya han anunciado que no acudirán a la manifestación pues temen que se cree un clima hostil hacia la la formación republicana, como los escraches que ha tenido que vivir Gabriel Rufián este pasado fin de semana por abanderar la abstención a la investidura de Pedro Sánchez.

«No iré a una manifestación que por primera vez un grupo de exaltados quiere convertir en un aquelarre purificador contra los traidores», ha escrito en Twitter Josep Huguet. «O bien antes del 11 esta música anti partidos y especialmente anti ERC se detiene o viento. Y llevo manifestándome desde los inicios de los 70», ha apuntado el exconsejero republicano.

Ante los ataques

«Hace días que tomado la misma decisión», ha apuntado Anna Simó, exconsejera de la Generalitat y exvicepresidenta de la Cámara catalana, imputada por el 1-O. Paluzie ha salido al paso de los ataques. «No generalicemos unos tuits de dos personas que no están en órganos de los partidos políticos», según la presidenta de la ANC que les ha acusado de tener la piel muy fina. «Hay que saber encajar la crítica legítima», ha señalado.

La ANC y Ómnium han comparecido esta mañana juntos para tratar de trasladar una imagen de unidad. Pero la división es palpable en el independentismo. Un día es por los pactos locales y municipales, otro día por la investidura de Sánchez y otro por la manifestación del 11-S o la respuesta a la sentencia.