El fiasco electoral se cifra en 100.000 euros en el PP y 40.000 en Compromís

Un ciudadano ejerce su derecho al voto en las autononómicas del 28 de abril./I. Marsilla
Un ciudadano ejerce su derecho al voto en las autononómicas del 28 de abril. / I. Marsilla

Ambos partidos, junto a Ciudadanos y Podemos, presentan facturas por encima de la subvención electoral y sólo cubren gastos PSPV y Vox

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

El batacazo electoral del PP valenciano en las elecciones autonómicas del 28 de abril se tradujo en una pérdida de diputados, en una caída de votos a plomo y en un agujero económico de grandes dimensiones, tantas como los 103.065 euros que no ha podido cubrir con la subvención electoral que reciben los partidos con representación en Les Corts.

El último informe de la Sindicatura de Comptes describe el rédito económico que han obtenido de las urnas los partidos políticos. Hay vencedores y vencidos. En el equipo de los derrotados caben también Compromís, Ciudadanos y Podemos. Cada uno con sus circunstancias han perdido dinero. Sólo el PSPV y Vox han podido pagar todos sus actos de cara a la elecciones con la subvención electoral.

El 8 de marzo de 2019 la conselleria de Hacienda estableció las cantidades para las ayudas electorales destinadas a los gastos de los comicios del 28 de abril. Por escaño, la asignación ha sido de 13.387 euros. Una cantidad a la que hay que sumar 0,67 euros por voto para los partidos que hayan obtenido representación o al menos el 3% de los sufragios.

El PSPV ha sido el más beneficiado con una subvención total de 792.874 euros -361.455 gracias a sus 27 diputados y 431.419 por papeletas-. Una cantidad más que suficiente para hacer frente a los 578.745 euros de gastos justificados.

Los socialistas recibieron antes de las elecciones 194.701 euros a cuenta y pidieron dos pólizas de crédito a sendos bancos por importe de 100.000 y 73.766 euros, respectivamente. Además, de los fondos del PSOE recibieron 235.000 euros más.

El Partido Popular registró unos gastos electorales de 698.141 euros. A cuenta de la subvención recibió 256.882 euros y de la sede central del PP recibió otros 355.000 euros. El problema es que ni el número de escaños ni el de votos ha permitido cubrir la totalidad del gasto, y se han quedado colgados con 103.000 euros.

Ciudadanos tampoco ha podido cubrir el presupuesto pese a aumentar su representación. El partido de Toni Cantó recibió un adelanto de la subvención de 114.344 euros más una aportación del partido de 464.000 euros. En las previsiones excedieron el gasto en 10.467 euros.

El segundo partido que más ha acusado los malos resultados ha sido Compromís, al que le han faltado votos y escaños para cubrir 39.416 euros, ya que su previsión de gasto era de 564.238 euros y la subvención sólo llega hasta 524.822. Una de las vías de financiación de la coalición fue a través de microcréditos, que sumaron 58.815 euros. De la misma manera Unides Podem se ha quedado a 26.724 euros de cubrir su objetivo.

Vox, que ha entrado con fuerza en Les Corts, presentó gastos electorales por valor de 22.647 cuando el número de escaños y de votos le hubiera permitido alargar el gasto hasta los 322.550 euros. La nueva formación fue cauta a la hora de gastar de cara al 28 de abril.

La coalición de Oltra intenta colar 60.000 euros de gastos impropios

El informe de la Sindicatura de Comptes recoge algunas salvedades sobre gastos que la institución considera que no caben dentro del capítulo de subvenciones por gastos electorales. Una de ellas afecta al PSPV por valor de 17.380 euros. Una apreciación que cuenta con la alegación de los socialistas, la única que se ha presentado por parte de los partido políticos que reciben alguna salvedad por parte del Síndic.

El PSPV alega que los 17.380 euros corresponden a pagos para el transporte de militantes al acto central de campaña y para el desplazamiento de personal del partido ha distintos eventos. La Sindicatura, una vez atendida la reclamación, señala que el traslado de militantes a mítines no se puede aceptar como gasto electoral. Además, las dos empresas que han facturado más de 10.000 euros con el PSPV y no habían comunicado las prestaciones realizadas regularizaron su situación.

El resto de formaciones políticas que se beneficiaron de las subvenciones no presentaron ninguna alegación a pesar de que la Sindicatura apunta que Compromís presentó 60.852 euros que no corresponden a gastos electorales y un pago de 339 euros estaba sin justificar. Ciudadanos (449), Vox (6.519) y Podemos (1.210) también gastaron sin ajustarse a las normas.