Madrid quiere acabar con los grafitis

Madrid gasta casi tres millones al año en limpiar grafitis. Se encuentran por toda la ciudad, en negocios, en puertas. Forma parte del paisaje urbano y eso no quiere decir que sea del gusto de la gente. Y la calle pide al ayuntamiento mano dura. Las multas por estas pintadas van desde 300 euros a 6.000. Ahora el consistorio madrileño quiere convertirse en ejemplo para el resto de España: pretende endurecer las sanciones. Las intervenciones de limpieza de grafitis han aumentado un 90 % en un año. Los hay que piden un emplazamiento regulado para dar pie al arte urbano.-Redacción-