El lobby con el que colabora Carmen Montón factura al año 2,6 millones a farmacéuticas

Carmen Montón, el día de su dimisión como ministra. /EFE
Carmen Montón, el día de su dimisión como ministra. / EFE

Fundamed forma parte de un entramado sanitario que recibe fondos de las grandes empresas de medicamentos

MARTA HORTELANO y HÉCTOR ESTEBANValencia

«Fundamed es una organización formada y apoyada por importantes empresas del sector sanitario español, prestigiosos profesionales, expertos y científicos, creada en el año 2001 para fomentar iniciativas alrededor de la investigación e innovación, las asociaciones de pacientes y su participación así como la sostenibilidad». Así se presenta en su página web el lobby con el que colabora la exministra y exconsellera de Sanidad, Carmen Montón, tras su paso por ambas administraciones públicas y un periodo de inactividad laboral.

Pero atendiendo a la parte empresarial de la compañía, Fundamed forma parte de un entramado societario bajo el paraguas de una empresa matriz llamada Wecare-U Comunicación S.L. con importantes vínculos económicos con las principales empresas farmacéuticas del sector sanitario a través de ingresos publicitarios y contribuciones monetarias de las firmas mediante patrocinios. Atendiendo a las últimas cuentas conocidas de la sociedad matriz, la compañía bajo la que se sitúa Fundamed, facturó más de 2,6 millones de euros en ingresos en sus último ejercicio y 3,1 millones el año anterior. Esos ingresos, según su actividad mercantil, se corresponden con las cantidades percibidas a través de sus principales empresas: tres publicaciones sanitarias, la alianza general de pacientes y la propia Fundamed.

El Gobierno autorizó a Montón a colaborar en Fundamed como actividad profesional

La empresa matriz se creó hace dos décadas por su todavía consejero delegado, Santiago Quiroga, a la par que nació el lobby farmacéutico Fundamed, con el que ahora colabora la exministra socialista. Las principales divisiones de negocio de Wecare-U Comunicación son las publicaciones periódicas 'El Global', 'La gaceta médica', 'La Revista Española de Economía de la Salud', así como una suerte de foro de pacientes llamado 'Alianza General de Pacientes'. Estas divisiones, junto con Fundamed conforman en entramado empresarial sanitario al que pertenece la compañía dirigida por Quiroga, financiado básicamente por las aportaciones de las empresas farmacéuticas a través de publicidad. Este diario intentó ayer mantener una conversación con el empresario y vicepresidente de Fundamed, pero no accedió a establecer comunicación telefónica.

Fuentes del sector aseguran que las empresas de Wecare-U comunicación se financian gracias a contribuciones de las principales farmacéuticas, cuya aportación cifraron ayer entre 50.000 y 100.000 euros al año. Algunas de esas aportaciones son en concepto de publicidad, a través de las tres publicaciones, y otras se circunscriben al apartado de «relaciones institucionales» como describe el balance de cuentas de la empresa matriz. Atendiendo a las cuentas publicadas, la situación por la que atraviesa la compañía no es la mejor, ya que los ingresos han ido descendiendo en los últimos años y en apenas un ejercicio, se ha recaudad un millón menos.

Fundamed, el lobby farmacéutico con el que ahora colabora la exministra, estaba presidido hasta hace unos meses por el exministro de Sanidad Enrique Sánchez de León, aunque ahora ya no ocupa el cargo. Un cargo que según fuentes conocedoras del sector, se le habría ofrecido a Carmen Montón, con unos honorarios que superarían los 120.000 euros anuales. Aunque los responsables de la formación no confirmaron ayer la oferta. Tampoco si finalmente se ha producido o se producirá. La exconsellera, sin embargo, lo niega y prefirió ayer no concretar su colaboración con Fundamed y se limitó a explicar a través de sus redes que sólo ha participado en 'Mujeres de la Sanidad', una subdivisión dentro de Fundamed compuesta por numerosas mujeres expertas en el ámbito sanitario. En la propia web de la fundación aparece Carmen Montón como miembro destacado de la comunidad científica y profesional y ha participado en varios encuentros. En concreto, en una entrega de premios y una charla con otras mujeres organizados por la empresa.

El Consell también debe validar si hay conflicto de intereses de su etapa como consellera

Sin embargo, su colaboración con la fundación que respaldan económicamente las grandes farmacéuticas ha trascendido después de que el Ministerio de Política territorial y Función Pública haya hecho pública la relación profesional en su informe de grado de cumplimiento de las incompatibilidades a las que están sujetos los altos cargos y los que han dejado de serlo.

En concreto, dada su condición de exministra, Montón tuvo que comunicar a la Oficina de Conflicto de Intereses su relación con la fundación Fundamed, según se recoge en los documentos oficiales del Ministerio. El informe remitido al Congreso de los Diputados recoge expresamente el nombre de Fundamed y no el de 'Mujeres de la Sanidad'. En ese mismo informe aparecen también los destinos de otros exministros como Máximo Huerta, que tras su paso por Cultura comunicó a la Oficina de Conflicto de Intereses que se incorporaba a la productora Catorce Comunicación, o el propio exministro de Fomento, Íñigo De la Serna, que se ha dado de alta como autónomo para ejercer la actividad privada.

En este sentido, la ley de incompatibilidades de la Generalitat Valenciana, administración en la que Carmen Montón ejerció como consellera de Sanidad durante tres años, también contempla que la exministra deba comunicar a la Oficina de Conflicto de Intereses sus cambios en las situaciones laborales, patrimoniales o de actividades. Es este órgano quien debe valorar si su actividad o colaboración es compatible. Fuentes de Transparencia reconocieron ayer que no ha hecho ninguna consulta sobre Fundamed como sí ha hecho al Gobierno de España.

Más