El líder socialista acude a la comarca de Jorge Rodríguez para reforzar a su partido

R. V.

valencia. El presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV, Ximo Puig, asistió ayer a un acto de partido en Aielo de Malferit. Puig acudió una vez más a la comarca de La Vall d'Albaida en la que se ha producido una escisión entre los socialistas tras la formación de 'La Vall ens Uneix', promovida por el alcalde de Ontinyent y expresidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez.

Puig señaló, en una velada referencia a Rodríguez, que el Partido Socialista «nacía hace 140 años para ser un partido para las personas, no de las personas». El jefe del Consell recalcó, además, que el PSOE «es el partido del pueblo» y que el voto socialista «es el voto de la dignidad».

Para el presidente de la Generalitat, «defender la decencia y la honradez es defender siempre los principios socialistas» y expresó su deseo de que a partir del lunes «comience una nueva etapa en la comarca».

En este sentido, apuntó que «habrá unos buenos resultados en la comarca» en un intento de transmitir confianza a los líderes de La Vall tras la escisión protagonizada por el expresidente de la Diputación.

El líder de los socialistas valencianos también se refirió a la situación de Aielo d'Malferit y resaltó que «durante mucho tiempo ha tenido un gobierno que no respeta la democracia», pero que después de las elecciones del próximo domingo «comenzará una revolución democrática en la que todos los vecinos serán iguales sin enchufismos ni privilegios».

El presidente de la Generalitat hizo hincapié en que «no se debe de subestimar a la derecha porque pactarán con la extrema derecha» y por ello reclamó «trabajar cada voto porque será decisivo». Para Puig, «votar socialista el próximo domingo es una gran oportunidad para alinear el gobierno de la Generalitat, el de España y los ayuntamientos».