El juzgado archiva la denuncia contra Marco y Soriano por los contratos del ente

E. P.

valencia. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Paterna ha archivado la causa abierta contra la directora general de À Punt, Empar Marco, y el presidente del Consejo Rector de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC), Enrique Soriano, por los contratos del ente al no ver «ilegalidad patente, flagrante y clamorosa» que justifique la continuación de la investigación.

La causa parte de una querella interpuesta por el PP por dos motivos. El primero, una presunta prevaricación en la adjudicación de un contrato a una empresa para la producción de la serie 'La Tramuntana' por 1,3 millones de euros; y, el segundo, por contratos menores suscritos con diez personas físicas y de tres directivos.

El ministerio público solicitó el archivo del procedimiento y el juzgado así lo ha estimado al no apreciar indicios de criminalidad en la conducta de los investigados en su condición de responsables de organismos públicos.

Al respecto, la magistrada juez señala que de las diligencias practicadas no han quedado acreditados los ilícitos penales imputados en el escrito de querella al tratarse de «meras sospechas» que «no constituyen en modo alguno un actuar torticero, manifestamente ilegal y arbitrario, elemento nuclear del tipo de prevaricación administrativa».

Expone que los indicios revelados por la instrucción no resultan «suficientes» para justificar la perpetración del delito que motivó la formación de la causa ni, por tanto, para mantenerla abierta «sin que a ello pueda contribuir nuevas diligencias solicitadas por la acusación popular».

Tanto Marco como Soriano defendieron en el juzgado que no habían cometido «absolutamente ninguna ilegalidad» y, en declaraciones a los medios de comunicación, aseguraron que se trataba de una denuncia «política».