Junta de accionistas del BBVA

Carlos Torres ha presidido una junta difícil de la segunda entidad financiera del país, y una de las más importantes del mundo. Sólo un día después de que el presidente de honor, Francisco González, abandonase sus cargos temporalmente por su posible vinculación con el caso Villarejo, los accionistas han pedido explicaciones. El asunto, turbio, podría esconder según las investigaciones, una conexión entre el ex comisario preso, y el que ha dirigido el banco durante dos décadas. Un caso de posible espionaje que se está investigando internamente, según ha confirmado el propio Torres, y también por la Audiencia Nacional.