El PP impide que el de mañana sea un pleno sólo de trámite

JC. F. M. VALENCIA.

Un minuto. Cinco a lo sumo. Las previsiones con las que trabajaba el equipo de gobierno de la Diputación de Valencia vaticinaban un pleno exprés, de apenas unos minutos, para tramitar la renuncia de Jorge Rodríguez como presidente de la Diputación de Valencia. Dar conocimiento a los miembros de la corporación de la decisión del que durante los últimos tres años había sido el máximo responsable de la corporación provincial. Nada que añadir ni que discutir.

Pero no será así. La portavoz del PP en la corporación provincial, advirtió ayer de que el pleno de mañana no podía convertirse en una mera constatación de lo obvio. La gravedad de los hechos -la cúpula de presidencia de la Diputación fue detenida, pasó una noche en el calabozo y se le investiga por delitos de prevaricación y malversación- merecen algo más que un pleno de trámite. No lo será. Aunque la posición inicial de los partidos del equipo de gobierno fue la de rechazar que se abriera esa discusión, la persistencia de Contelles les obligó a cambiar el guión. Habrá debate -al menos la portavoz del PP intervendrá- y previsiblemente habrá réplicas del resto de portavoces. «Se habría podido dejar este episodio para el pleno ordinario del día 24», señaló un diputado del equipo de gobierno a este diario. No será así. Contelles, que ayer dijo que si el PP vuelve al gobierno de la Diputación en 2019 «la empresa no se cerrará», consideró respecto a la posibilidad de que la propia corporación provincial u otra administración asuman a los empleados de Divalterra si esta se disuelve, que ese sería «un proceso muy largo».

Fotos

Vídeos